Compartir
Publicidad
‘Pitch’ se presenta como un drama ambicioso y prometedor (si abandona los clichés)
Ficción internacional

‘Pitch’ se presenta como un drama ambicioso y prometedor (si abandona los clichés)

Publicidad
Publicidad

Dan Fogelman es un guionista, productor y creador con credenciales bastante sólidas en comedia, tanto en cine (‘Bolt’, ‘Enredados’, ‘Crazy, Stupid, Love’) como en televisión (‘Galavant’, ‘Granfathered’, ‘The Neighbors’). Sin embargo, esta temporada de ficción televisiva ha llegado con dos intensos dramas bajo el brazo. Uno de ellos, el familiar y emotivo ‘This is Us’, ha tenido uno de los mejores arranques del otoño tanto en crítica como en audiencia, y ya tiene temporada completa garantizada.

Por desgracia ‘Pitch’ no ha tenido la misma suerte a su paso por FOX, y de momento está en una franja menos segura del espectro de audiencias. Ginny Baker (Kylie Bunbury) es la absoluta protagonista de esta historia, una lanzadora de baseball que se convierte en la primera mujer de la historia en jugar en la liga profesional (la Major League) cuando se une a los San Diego Padres. Este acontecimiento deportivo histórico trasciende de forma incontrolable a los medios y la opinión pública poniendo sobre la mesa temas de feminismo, patriarcado (Los Padres se llama el equipo, ojo), igualdad y política, entre otras cosas además del deporte.

Un discurso ambicioso

El primer episodio de ‘Pitch’ se antoja como la típica historia de superación deportiva concentrada en los tradicionales 42 minutos de la hora comercial de las networks, pero haciendo de los témas relacionados con el sexismo y la igualdad de género el núcleo de su discurso.

El camino de Ginny hasta su primer partido en la gran liga se narra a través del impacto mediático que tiene su fichaje, de la respuesta social de aquellos y, en especial, aquellas que buscan un icono femenino que sirva de inspiración y aspiración y de una serie de flashbacks que ilustran el camino de Ginny hasta ese momento con la relación con su padre como hilo conductor.

La reacción del equipo es diversa. Argumentalmente quiere representar todas las reacciones masculinas posibles a este evento, desde los reacios hasta los que están dispuestos a darle una oportunidad pasando por los escépticos, los que inmediatamente la sexualizan o los que adoptan casi instintivamente una actitud protectora.

¿Protectora o condescendiente? ¿Amistad o sexismo? En ‘Pitch’ casi cualquier interacción lleva a la reflexión. El tan habitual gesto de la palmadita en el trasero toma un nuevo cariz en este contexto y pone sobre la mesa lo complicado que es el equilibrio, la corrección o ser consciente del efecto que puede tener en otra persona algo que tu no das importancia. Lo que para un jugador puede ser un gesto bobo de compañerismo, a otro puede resultarle, como poco, incómodo.

Heroína feminista o deportista de élite

Los dos primeros capítulos manejan constantemente una dicotomía esencial. Por un lado, la faceta de deportista profesional de una mujer que ha pasado su vida entrenando y luchando para llegar ahí. La superación personal y el trabajo. Sin embargo, es inevitable que el aspecto de meta deportiva se vea afectado por el impacto social que supone su logro y rápidamente aparecen voces que casi le exigen convertirse en líder y prescriptora en la lucha por la igualdad de género.

Y Ginny sólo quiere lanzar la pelota. Solo quiere ser una más en el equipo, integrarse. Y esto se complica cuando haces visitas a Jimmy Fallon, los periodistas corren tras de ti y la televisión se nutra de tu historia desde todos los enfoques posibles. Pero la traba más difícil de superar son sus propias inseguridad, sus propias dudas ante la presión que recae sobre su figura y cuánto quiere mojarse e involucrarse en todo eso que ha suscitado.

‘Pitch’ es un drama que se enfrenta a cuestiones extremadamente complejas, tan relevantes y actuales como espinosas. Hasta ahora, ha puesto sobre la mesa un abanico de dilemas estimulante en el que esperemos profundice más y de los que exponga todos los grises. Que reivindique pero también haga de abogado del diablo; que no se quede en lo fácil, que no se limite a exponer.

El arranque de la historia es víctima de pertenecer a una serie de canal abierto, y es que los dos primeros episodios son un continuo bombardeo de hitos y reflexiones que habrían ganado en complejidad y perdido esencia de cliché de haberse planteado más lenta y profundamente desde el principio. Esto y esos flashbacks de pasado de personajes que son puro cliché entre el padre coraje y la agente divorciada que se reinventa, son mis dos principales críticas negativas.

Veremos si ‘Pitch’ sigue la senda de ‘Friday Night Lights’ y construye un abanico de personajes estimulantes que generen un drama empático en el que los partidos y resultados deportivos formen parte del entusiasmo del espectador. Esperemos que ahonde más en los asuntos sociales y políticos que implican el discurso de igualdad que impera en su núcleo sin sacrificar a través de la visión más íntima y auténtica de sus personajes. Estaremos atentos.

En ¡Vaya Tele! | Estrenos de otoño 2016

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos