Sigue a Vayatele

parks.jpg

‘Parks & Recreation’ es, en mi opinión, una de las mejores comedias que existen ahora mismo en parrilla. Después de una floja primera temporada, la serie ha conseguido ir evolucionando, junto a sus personajes, hasta el punto en el que nos encontramos ahora mismo. Y creedme cuando digo que me gusta lo que veo y que cada vez me convence más. El inicio de la cuarta temporada no ha sido una excepción, y es lo que vamos a comentar a partir de estas líneas (así que ya sabéis, spoilers por doquier).

Para entender por dónde ha ido la cuarta temporada hay que hacer un repaso breve al menos a lo que nos dejó el final de la tercera: Leslie Knope meditándose el futuro de su carrera política, el gran gran gran Ron Swanson huyendo de la temida y misteriosa Tammy I y Tom dejando su puesto en el Ayuntamiento para formar parte de una compañía de entretenimiento con su particular amigo Jean-Ralphio. Así terminaba la serie en primavera, y ahora en otoño han retomado la historia justo en el mismo lugar en el que la dejaron.

Y cuando digo el mismo, es literalmente el mismo, con Leslie saliendo de la reunión dispuesta a sacrificar su relación con Ben para conseguir un puesto político de importancia. La diferencia respecto a los políticos de la vida real es que Leslie sí cree en sus valores, sí cree que puede ayudar a la comunidad y sí está dispuesta a sacrificar algo personal, como lo son sus sentimientos, por conseguir su sueño. La fotografía enmarcada que hay en su despacho y en la que aparece Hilary Clinton junto a ella no está puesta ahí por casualidad.

Cambios para dar vida a la historia

Para Leslie, su nueva campaña electoral introducirá numerosos cambios en su vida y, además del problema con Ben, protagonizará varias situaciones embarazosas, aparecerán nuevos trapos sucios y hasta escribirá un libro. Para nosotros, este cambio en la dinámica promete multitud de nuevas historias y situaciones hilarantes con las que disfrutar después de tres temporadas siguiendo el mismo estilo y el mismo patrón. Me gusta por dónde quieren llevar a Leslie Knope, y me encantaría acompañarla en su campaña electoral.

Pero Leslie no es la única que vive cambios esta temporada. Tom deja su puesto de trabajo, pero en el fondo solemos verle por allí casi tanto como antes. ¿Qué hace en su nueva compañía? Nadie lo sabe realmente, porque sólo lo vemos regalando merchandising raro. Uno de los mejores momentos de los primeros capítulos fue cuando, por fin, conocemos como es Entertaintment 720 (que, por cierto, también tiene página web). ¿En resumen? Una compañía con pinta de startup 2.0 con dos jefes (Tom y su amigo) que no hacen nada y que pagan 100.000 dólares al año a modelos para que ejerzan de secretarias. Imaginaos el panorama.

El resto de personajes se mantienen en su línea, con Chris soltando alguna perla de vez en cuando (sigo riéndome cada vez que llama a alguien por su nombre completo), Ann metida un poco a calzador en todas las historias, Andy como asistente personal de Leslie y April con el mismo entusiasmo que siempre (es decir, ninguno). Las escenas que April comparte con Ron son, posiblemente, de las mejores de la serie.

It’s Ron F***ing Swanson

Para el final dejo a uno de los mejores personajes que ha producido la televisión en los últimos años: Ron F***ing Swanson. El único hombre capaz de tener un kit de supervivencia escondido en el aire acondicionado por si llega su exmujer y tiene que escapar al monte para esconderse. Sin cejas, y con unas miradas que han recogido hasta en la web de la NBC en un apartado especial. Cualquiera que me lea en estos momentos y no haya visto la serie, pensará que todo esto no tiene ningún sentido. Y no lo tiene, a no ser que conozcas a Ron.

Por fin conocemos a Tammy I, la malvada primera esposa de Ron (y entendemos que Ron le de tanto miedo), e incluso a Tammy 0, la madre de Ron y el comienzo de su obsesión por las Tammys. Ron pasa por varias fases durante estos primeros capítulos, desde su huída al monte a su estancia como marido perfecto de Tammy I, pero al final por suerte volvemos a ver el mismo Ron de siempre: ineficaz, pasota y descontento con la política actual. Nick Offerman sigue estando de 10 en un papel que ya le debería haber reportado varios premios.

Una de las mejores comedias

En resumen, ‘Parks & Recreation‘ ha vuelto con los cambios justos para dar un poco más de vida y movimiento a la historia de este particular Departamento de Parques de Pawnee. Las aspiraciones políticas de Leslie Knope prometen, y estoy segura de que nos irán haciendo muy amena la cuarta temporada. Yo, desde luego, no me la pienso perder.

PD: A mitad del post hablaba del libro que Leslie Knope había escrito sobre Pawnee, su ciudad. Pues bien, dicho libro no aparece sólo en la serie sino que también existe en la realidad. Me sé de una que lo encargará en su próximo pedido a Amazon. Al igual que existe el sitio web de la campaña electoral de Leslie Knope, Knope2012.com. Si es que estos de la NBC piensan en todo.

En ¡Vaya Tele! | ‘Parks and recreation’ se asienta de forma definitiva

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios