Sigue a

ouatspoilers


Desde que se emitió el piloto de ‘Once upon a time‘, quedó claro que no era como las demás series que podían verse en las networks, y no sólo por contar la historia de un puñado de personajes de cuentos de hadas atrapados en un pueblo de Maine sin saber quiénes son. Mientras la otra serie de la misma temática emitida en la NBC, ‘Grimm‘, opta por el procedimental de toques fantásticos, ‘Once upon a time’ abraza por completo su naturaleza de cuento para toda la familia, se mueve según las normas de esos cuentos de que los corazones puros y el amor verdadero pueden derrotar cualquier maldición, y al mismo tiempo les da unas pequeñas gotas de que no todo es lo que parece.

Adam Horowitz y Edward Kitsis han afirmado en más de una ocasión que su propósito era contar lo que pasaba después de los finales felices de los cuentos, después de que el Príncipe Encantador y Blancanieves se casen, y sobre todo qué pasaría si fueras la Reina Malvada y tuvieras que soportar vivir en medio de un festival del almíbar, rumiando que todos tus intentos por destruir la felicidad de esos personajes fracasen. Te los llevarías a todos al mundo real, donde no hay magia y eso de que el amor verdadero siempre triunfa no es más que un eslógan para vender camisetas. ¿Pero y si de repente esa situación pudiera cambiar?

Los besos de amor verdadero

Durante toda la temporada, nos han repetido por activa y por pasiva que el amor es la magia más poderosa. Ha hecho que el Príncipe y Blancanieves siempre hayan gravitado uno hacia el otro (aunque como David y Mary Margaret han tenido algunos momentos con muy poco interés), y era evidente que tenía que jugar su papel en el último capítulo. Sólo que, en este caso, el amor que debía entrar en juego no era el romántico, sino el maternal de Emma hacia Henry, que con la muy dramática acción de comerse el pastel de manzana preparado por Regina, se sume en el sueño mágico de Blancanieves y logra convencer a Emma de que todo lo que ha estado contándole hasta ahora es real, de que ella es realmente la hija del Príncipe y Blancanieves y que es la salvadora que puede romper la maldición que pesa sobre Storybrooke.

ouat_beso

El paralelismo entre las luchas del Príncipe y Emma contra Maléfica, convertida en dragón, y entre los dos besos que dan para salvar a las personas que quieren es un bonito toque previo al gran salto que da ese final de temporada, que es hacer que se rompa la maldición y que todos los habitantes de Storybrooke recuerden por fin quiénes son. Lo que parecía el motor principal de la serie (que Emma crea en quien es en realidad y rompa la maldición) se resuelve pero, a cambio, lo sustituye otra cosa que, la verdad, puede hacer que la serie más divertida la próxima temporada; esa contra-maldición de Mr. Gold por la que la magia inunda Storybrooke en forma de un muy lostiano humo morado. Gold/Rumpelstilskin bien ha podido ser el mejor personaje de la temporada, un tipo lleno de demonios personales que busca consuelo en el poder, y que siempre ha sabido más que Regina y ha ido siempre un par de pasos por delante de ella en todo.

El papel de los villanos

Aunque ha habido sus reticencias porque Emma empieza a creer muy rápido en lo que le ha contado Henry, eso permite que tengamos unos estupendos momentos de interacción entre Emma, Regina y Gold en los que los tres están en situación de igualdad en cuanto a lo que saben, y hablan abiertamente del pasado de todos en el mundo de los cuentos de hadas. En cuanto Regina y Gold dejaron de hablarse con insinuaciones, sus tramas se volvieron más interesantes, y el esfuerzo de ‘Once upon a time’ por mostrarnos por qué los dos acabaron siendo como son (que el mal se hace, no nace) los volvió más interesantes. En los cuentos de buenos y malos, los primeros valen la pena en la medida en la que haya unos buenos malos, y con Robert Carlyle y Lana Parrilla tienen precisamente eso, incluso aunque, a veces, la Reina Mala estuviera pasada de rosca y fuera demasiado camp. Pero por eso era estupenda.

ouatmanzana

Esos toquecitos algo más humanizadores que han dado a Gold y Regina se han trasladado también a los tres “recuentos” que mejor han funcionado en esta primera temporada: el de la Bella y la Bestia, que va a traer cola por la influencia que tiene en las acciones finales de Gold; el de Caperucita Roja, a la que convertir en el lobo fue la mejor idea que tuvieron, y el del Sombrerero Loco, el único que se libró de la maldición (quizás porque estaba atrapado en el País de las Maravillas), y que está decidido a vengarse de Regina por haberle arrebatado a su hija. No parece que los flashbacks al mundo fantástico se acaben en la segunda temporada, porque nos queda por ver todavía cómo el Príncipe y Blancanieves derrocan a la Reina Malvada y recuperan el reino, pero sí da la sensación de que las historias en Storybrooke, que no siempre tuvieron el mismo gancho, pueden ganar de golpe mucho con ese regreso de la magia. Especialmente porque Gold ha repetido muchas veces que la magia tiene un precio.

¿Y esas pantallas verdes?

ouatverde
No podemos cerrar este comentario sobre ‘Once upon a time’ sin mencionar ese festival del croma que han sido sus efectos especiales. Evidentemente, el único modo de poder construir el mundo de los cuentos de hadas, sin arruinar a los estudios ABC, es tirar de pantalla verde, en el mejor estilo de ‘Sanctuary‘, y construir digitalmente todos los castillos, los monstruos y los efectos de los encantamientos. Eso ha hecho que, en muchas ocasiones, ‘Once upon a time’ pareciera más una miniserie de Syfy, y hasta ha creado en Internet algún que otro club de fans del vestuario… peculiar de las hadas madrinas (debían tener envidia de los escotazos de la Reina Malvada). Pero teniendo en cuenta que estamos ante un cuento, se lo podemos pasar.

ouat_reviewResumiendo, que podemos decir que ‘Once upon a time’ ha sido una de las series más satisfactorias, en general, de entre los estrenos de esta temporada porque ha cumplido lo que prometía en el piloto y se ha atrevido a dar un paso importante al final de sus primeros 22 episodios. Va a ser interesante por dónde discurre la segunda entregam y aún será más divertido ver la primera reunión entre David/Príncipe y Mary Margaret/Blancanieves con su hija, Emma, y su nieto, Henry. ¿Se rebelará Storybrooke contra Regina? ¿Cuáles serán los planes de Mr. Gold? ¿Intentarán todos regresar al mundo de los cuentos de hadas? ¿Jugará algún papel el padre de Henry? ¿Cuál será ahora el cometido de Emma? ¿Y qué nuevos homenajes a ‘Perdidos‘ veremos en la segunda temporada? ¿Alguien apuesta por un oso polar?

En Zona Fandom | ‘Once upon a time’ termina la temporada confirmándose como imprescindible
En ¡Vaya Tele! | Cinco razones para ver ‘Once upon a time’

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios