Compartir
Publicidad
“No encargaremos más episodios” es el nuevo “está cancelada”
Ficción internacional

“No encargaremos más episodios” es el nuevo “está cancelada”

Publicidad
Publicidad

Mucho hemos hablado aquí sobre la importancia del diferido y sobre cómo la venta de derechos internacionales y a catálogos ha cambiado la forma en la que las cadenas en abierto americanas valoran los éxitos y los fracasos. Ahora, seamos sinceros. En algunos aspectos lo que han cambiado ha sido únicamente el lenguaje.

El proceso vital de las series en estos canales lleva siendo el mismo desde hace muchas temporadas: presentación de proyectos, luz verde a pilotos, rodaje de pilotos, acuerdo de desarrollo de 13 capítulos, el back-nine que añade 9 capítulos a la producción para llegar a la tradicional temporada de 22, y renovación por una segunda temporada si hay suerte.

Últimamente el proceso ha variado en varios sentidos. En primer lugar, la producción de pilotos se ha reducido en favor de apostar por ideas desde el primer momento, a las que se les da luz verde por una temporada completa. De esta forma se ahorran presupuesto en capítulos que no llegan a ningún sitio, apostando por propuestas verdaderamente prometedoras aunque implique más confianza en los creadores.

Donde más se ha notado de cara al espectador –y a los medios especializados que estamos pendientes del destino de los títulos que se estrenan cada temporada- es en la vida de las series una vez han sido estrenadas. El visionado en diferido y la venta de derechos a provocado que las cadenas tengan más paciencia con sus productos y no anuncien (casi) cancelaciones fulminantes a tres semanas de un estreno.

"Latitas" en lugar de cancelaciones

frequency cw

Hay ocasiones en las que sin embargo es patente que es una cuestión de marketing más que de paciencia o confianza en que un título pueda crecer. Con la venta de derechos internacionales y a plataformas de streaming hay más posibilidades de amortizar un producto y con frecuencia sale más rentable no parar la producción (que es carísimo) para así tener una latita que vender después. Y es obviamente mejor para la imagen de un producto que no se le asocie tanto con la cancelación.

No nos engañan. The CW ya lo ha hecho con ‘Frequency’ y ‘No Tomorrow’ hace unos días, y CBS acaba de anunciar el mismo destino para su drama médico ‘Pure Genius’. Que no están canceladas, dicen. Simplemente la cadena no firmará el desarrollo de más episodios más allá de los habituales 13 iniciales.

La producción de ‘Pure Genius’, por ejemplo’, acaba el 15 de diciembre, por lo que la productora puede reaccionar a esta noticia y dar cierto final a la historia. Es algo que beneficia tanto al espectador (que tiene un cierre) como a la cadena, que puede vender el producto como un evento cerrado. Quizá no parezca tan relevante para ‘Pure Genious’, pero en el caso de los que seguimos ‘Frequency’ es una buena noticia que la cancelación fulminante no esté de moda, ya que su historia seriada necesita más de un final cerrado.

El caso es que parece oficial que hemos pasado de los anuncios de cancelación a la notificación de temporadas de 13 episodios. Podría ser cosa de CBS Corporation (dueña de CBS y The CW), pero ni siquiera ABC se atrevió a hablar de cancelación con el notorio fracaso de 'Notorius' (¿eh?¿EH?). Redujo los episodios que se producirán a 10 y la segurán emitiendo (porque no tienen otra cosa), pero nada de usar "cancelación".

Como estrategia de marketing es excelente, ya que encaja en un momento en el que las temporadas son un ente diverso e indefinido. Netflix y Amazon acostumbran a las temporadas de 10 o 12 capítulos (como el cable, pero éste no va a comprar derechos de títulos de network), e incluso las propias cadenas en abierto han empezado a variar la tradición de los 22 episodios, renovando algunos títulos hasta las 16 o las 18 entregas o incluso concibiendo temporadas más cortas para separar de forma más clara el otoño de la midseason y tener hueco para testar más ideas.

La industria televisiva está en plena convulsión y con ella nuestro vocabulario. Puede que eso de “no encargaremos más episodios” sea más un eufemismo mercadotécnico que otra cosa, pero es un síntoma de que las cosas están cambiando; y muy rápido.

En ¡Vaya Tele! | Las cifras de la burbuja seriéfila: ¿500 series en 2017 y monopolio de Netflix?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos