Netflix y la producción propia de series: ¿puede la compañía cambiar la industria?

Sigue a Vayatele

netflix_captura.png

La compañía estadounidense Netflix parece estar dispuesta a cambiar las reglas del mercado audiovisual. Si ya es todo un éxito en su país de origen y amplía fronteras habiéndose lanzado a la conquista de otros y planea su llegada al nuestro, también pretende dar un paso más allá en cuanto a la calidad de su oferta de contenidos.

Y es que Netflix, que para quien no lo conozca es un videoclub online (o empresa de VOD por internet) que ofrece la posibilidad a sus usuarios de visionar películas y series a través de la web, ofrece productos de producción ajena gracias a acuerdos comerciales. Pero sus miras son la producción propia para ampliar negocio.

¿Por qué lanzarse a la producción original?

Al igual que muchas cadenas del cable yanqui pequeñas que se basan en la reposición de productos de otras casas, el hecho de contar con una producción propia le supone ponerse en el mapa y situarse en una mejor posición de imagen. No es lo mismo ser la cadena que repone ‘I love Lucy’ (mítica serie emitida entre 1951 y 1957) que la cadena de ‘Breaking Bad’ y ‘The Walking Dead’. Y en ambos casos hablamos de AMC.

La producción propia funciona para las cadenas pequeñas no sólo en términos puros de audiencias y rentabilidad publicitaria, sino también como estrategia de posicionamiento e imagen, como reclamo y estandarte de todo un canal. Y eso es lo que debe buscar Netflix con los proyectos de serie que tiene. No ser sólo un contenedor de contenidos ajenos sino un creador que ofrece exclusivas propuestas que sólo él ofrece y que el público quiera ver.

Dos proyectos de gran envergadura

Si hace un tiempo anunciaron un proyecto que tienen entre manos llamado ‘House of Cards’, parece que ahora van a dar luz verde a otro llamado ‘Orange is the New Black’, una serie de comedia que firma Jenji Kohan, creadora de la serie de Showtime ‘Weeds’. Se tratará de una serie de 13 episodios (al menos en su primera temporada) producida por Lionsgate TV, la productora responsable de series como ‘Mad Men’, ‘Boss’, ‘Nurse Jackie’ o la propia ‘Weeds’. Estará bastada en las memorias de Piper Kerman, en las que se cuenta el año que esta mujer pasó en prisión.

Como veis, en Netflix han decidido que si se lanzan a la producción lo van a hacer a lo grande. Grandes nombres, grandes estudios y una premisa que no parece la de una sitcom añeja y sin riesgo. Y tampoco escatimarán en poner pasta, pues aunque no sabemos las cifras que maneja este proyecto, sí sabemos las del otro. Y no son precisamente las de una webserie modesta, sino que serán series con todas las de la ley.

kevinspacey.jpg

En ‘House of Cards’ la compañía ha invertido 100 millones de dólares aproximadamente en un proyecto de 26 episodios (separados en dos temporadas), con un presupuesto aproximado por episodio de entre 4 y 6 millones de dólares y más de 10 para promoción. Son cifras bastante superiores de las que manejan la mayoría de las series estadounidenses (muchas se mueven entre los 2 y 4 millones por episodio), así que no se andan con chiquitas.

No en vano, la serie contará como principal rostro al ganador de dos Oscar Kevin Spacey, quien también será productor ejecutivo junto a David Fincher, director de películas como ‘Seven’, ‘El club de la lucha’ o ‘La red social’, quien dirigirá el piloto. Casi nada. ‘House of Cards’ será un thriller político basado en una miniserie de la BBC estrenada en 1990, y su lanzamiento está previsto para finales de 2012.

¿El principio de una nueva era?

Si finalmente estos dos proyectos ven la luz y tienen éxito, supondrían un cambio enorme en la industria del audiovisual. Por un lado, deben demostrar al mundo que el consumo televisivo está cambiando y que internet tiene mucho que decir, y por otro, presentar cifras que prueben que, en términos económicos, es viable producir una serie para internet de alto presupuesto y generar ingresos con ello.

De salir victorioso Netflix de semejante gesta, realmente podríamos decir que la empresa ha conseguido cambiar las cosas, y pronto comenzaríamos a ver cómo otras compañías similares harían lo propio. Sería entonces cuando las series tendrían un primer pase por internet y otro secundario por televisión, al revés que hasta ahora. Y tal vez algún día cundiese el ejemplo en España y la realización de webseries potentes fuese, por fin, algo rentable, aunque creo que para que eso ocurra debe pasar mucho tiempo, pues los anunciantes no parecen estar muy convencidos de explotar este mercado en expansión.

Vía | The Hollywood Reporter
En ¡Vaya Tele! | Netflix

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios