'$#*! My Dad Says', hablando de mierdas no siempre se hace comedia

Sigue a Vayatele

shitcover.jpg

Llamada de forma políticamente incorrecta, ‘Shit my dad says’ es aquella comedia que saltó a los medios y sorprendió a la crítica por ser la primera en estar inspirada en una cuenta de Twitter. En ella se cuentan las historias que dice un padre de 74 años que vive con su hijo de 29. Sorprendió, entre otras cosas, porque la cadena que encargó el proyecto era CBS, una cadena quizás más tradicionalista en estas ideas surgidas de internet y con un target que ciertamente se acerca más a ese padre de 74 años, que al hijo de 29 que cuenta las desvariadas de su padre.

El proyecto no obstante pintaba interesante, pero en mi opinión, el resultado es más bien triste. Mis gustos tiran más hacia el drama que hacia la comedia, pero en esta ocasión, la cosa es tal que ‘Shit my dad says’ no consiguió arrancarme ni una sola sonrisa durante todo un episodio. Chistes muy vistos, un abuso de risas enlatadas que hubiesen funcionado en los 90, pero chirrían en el 2010, y un decorado francamente antiguo, probablemente fruto de reciclaje de alguno de los talleres de madera de Warner Bros. Television.

Aparte del poco atractivo visual de la antigua casa del padre, lo que más desentona es el propio padre. Las interpretaciones no enganchan, pese a tener al mismo William Shatner a la cabeza de la serie. Edison Milford “Ed” Goodson III, su nombre en la ficción, es un padre clásico, mayor, un poco paranoico y sin gracia. El problema es que sobre su personaje se sustenta todo el peso de esta serie, y si de entrada, él no hace gracia, poco más queda por ver. Gags simples, predecibles y nada originales.

shit1.jpg

Mejor está el hijo, Henry, encarnado por Jonathan Sadowski. La trama con la que comienza la serie se basa en el despido de Henry, que trabajaba en la revista Maxim y ahora se ve en la calle. Necesita dinero y no sabe cómo pedírselo a su padre. Le dan mil vueltas al tema y llegan a una tierna pero poco convincente solución. Otra ficción más de históricos problemas entre padre que pasa un poco de todo e hijo que crece sin esa figura psicológica y apoyo paterno. Interesante planteamiento desde el punto de vista de la comedia, pero fallido en este caso.

Las críticas en todo el mundo han sido duras. Algunos le han dado una puntuación de 27 sobre 100 y la audiencia no ha dejado de bajar desde el piloto. Comenzaron arriba, con 12 millones de espectadores a la cabeza y van descendiendo a razón de entre un 15 y un 25% cada semana. Puede que estemos ante otra nueva cancelación de la temporada, aunque en esta ocasión, la pérdida no sería tan dolorosa como otras. Ahora la nueva esperanza está puesta en el siguiente proyecto basado en Twitter para la cadena, aunque me temo que comparte las mismas bases que ‘Shit my dad says’: La clave será ese compañero de piso tan peculiar.

En ¡Vaya Tele! | Nuevas series CBS

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios