Síguenos

Major Crimes

No es ‘The Closer‘, pero a mí me vale. Brenda Leigh Johnson tenía cara de pato y mucho encanto; Sharon Raydor tiene cara de operada y muy poco carisma, pero aceptamos pulpo como animal de compañía. ‘Major Crimes‘ se estrenó en TNT con la única pretensión de quedarse con los espectadores que buscaban un buen procedimental sobre crímenes e investigación, y han triunfado como la Coca-Cola manteniendo a los espectadores que conseguía su hermana mayor; la guapa, la primera, pero ambas de la misma familia.

Major Crimes‘ ha resultado ser finalmente la misma serie que hemos estado viendo durante siete años. Lo conserva todo de la original; desde sus títulos de crédito hasta sus personajes y, desde luego, el mismo esquema en los casos de cada semana. Recuerdan estos primeros episodios a los primeros de ‘The Closer’, cuando Brenda intentaba caer bien a sus compañeros de trabajo y sus técnicas no eran demasiado bienvenidas. Raydor se ha encontrado en la misma situación, aunque lo ha gestionado de forma diferente.

‘Major Crimes’, lleguemos a un acuerdo

La novedad más patente de ‘Major Crimes’, más allá de su nuevo personaje principal al que ya veníamos viendo en las dos últimas temporadas, era la introducción de un nuevo método para resolver los casos, intentando llegar a un acuerdo con el acusado para ahorrar tiempo y dinero a la Administración. Con ello se perdía toda la esencia de la serie original, en la que las artimañas de Brenda para obtener una confesión eran lo más interesante que teníamos.

Major crimes 2

La Teniente Raydor se encontró de frente contra todo el grupo de trabajo de su División, que rechazaba a muerte la nueva forma de llevar los casos en el Departamento de Policia de Los Angeles. Principalmente por parte de Provenza, que casi llegó a dimitir de su puesto, aunque basándose más en su enfado por no haber sido designado nuevo jefe que en los acuerdos a los que tenían que llegar con los acusados.

En el primer episodio de la serie queda muy patente esta nueva forma de trabajar, pero poco a poco se va diluyendo; y aunque es cierto que en ningún momento abandonan esa forma de actuar, cada vez le dan menos importancia y se centran en lo verdaderamente importante, en establecer casos interesantes con mucha acción y varios sospechosos entre los que elegir, sin que se sepa quién de ellos es el verdadero hasta el final.

La figura femenina sale poco agraciada

Tras la marcha de Irene en la cuarta temporada de ‘The Closer’ no habíamos tenido otra figura femenina en la serie (y perdonad que me refiere a ‘Major Crimes’ como parte de ‘The Closer’, pero realmente se trata de una simple continuación). Salvo por Brenda y las pocas veces que aparecía Sharon en pantalla, siempre fue la serie de una mujer rodeada de hombres. Pero entre las pocas novedades de “Major” tenemos a la Detective Sykes, aunque no se puede decir que la figura femenina salga bien parada de aquí.

Sykes comenzó como una detective novata y torpe que entorpecía el trabajo del resto de sus compañeros, pero con más cojones que todos ellos juntos. Después de diez episodios sigue siendo la novata poco curtida, pero se ha ganado a todos sus compañeros de trabajo y también al público al otro lado de la pantalla, sobre todo tras su paso por el hospital. No vendría mal un poco más de protagonismo para el personaje.

‘Major Crimes’, algo más de chicha para Raydor

¿Qué le falta a ‘Major Crimes’? Pues le falta Brenda Leigh Johnson, pero como ya sabemos que no podemos tenerla no vendría mal que se metieran algo más en la vida de la Teniente Sharon Raydor. Me parece estupendo que hayan querido mantener a Rusty como nexo de unión entre el final de una serie y el comienzo de otra, pero no van a poder seguir viviendo de este tema en la segunda temporada. Necesitamos conocer a la familia de Raydor, o algún interés amoroso para la mujer rellena de botox. Lo que sea, pero que se inventen algo para su personaje.

Major Crimes rev En cualquier caso, no olvidemos que la esencia de ‘Major Crimes’ es la de un procedimental policiaco en la que lo más importante son los casos semanales. Tuvimos suerte de que ‘The Closer’ creara un personaje tan maravilloso como Brenda, algo que no viene siendo frecuente en este tipo de series, y si no llegan a conseguirlo nunca con Sharon tampoco será ninguna catástrofe. Puede seguir viviendo de herencia muchas temporadas más, al fin y al cabo siguen ahí casi todos los personajes. Nos falta ELLA, sí, pero incluso eso lo tendremos el próximo año. Kyra Sedwick nos lo prometió en su visita a Madrid: el año que viene subirá las escaleras y la tendremos de nuevo en su antiguo Departamento, aunque sea sólo unos minutos. Con eso nos basta. Thank you so very much

En ¡Vaya Tele! | ‘Major Crimes’, mismo perro con distinto collar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios