'Lost', el comienzo de la serie que marcó una época

Sigue a Vayatele

lost-jj.jpg

Hoy es el día. Tras seis temporadas de intriga y suspense, ‘Lost’ llega esta noche a su fin, tanto en Estados Unidos como en España. Es un acontecimiento a nivel global que las cadenas españolas no se han querido perder. La ocasión lo merece, por lo que FOX emitirá el doble episodio final en directo a partir de las 6 de la mañana, mientras que Cuatro hará lo propio con la versión subtitulada a partir de las 6.30. Nunca antes en la historia de la televisión habíamos vivido algo así, y es hay que reconocer que ‘Lost’, tanto para los fans como para los indiferentes, ha cambiado la forma de hacer y ver televisión. Pero, ¿cómo empezó todo?

La creación del concepto

Aunque es, posiblemente, una de las series más populares a nivel global (puede que hasta la más popular), lo que no es tan conocido es cómo surgió la idea. Contrariamente no fue cosa de J. J. Abrams, sino de Lloyd Braun, director del departamento de Entretenimiento de la cadena ABC. Al fin y al cabo, si ‘Survivor’ era todo un éxito, ¿por qué no intentar pasar del formato reality al formato serie con una historia similar, un grupo de gente que queda abandonada a su suerte en una isla?

Fue precisamente en el verano de 2003, durante la reunión que tradicionalmente celebran los ejecutivos de la cadena para buscar nuevas ideas, cuando expuso la suya, poniendo como ejemplo la reciente película de Tom Hanks, ‘Naúfrago’. Aunque algunos ejecutivos se rieron del concepto, poco atrayente en su opinión, a otros les gustó lo suficiente como para hacer una primera aproximación a Spelling Productions, la compañía de producción del famosísimo Aaron Spelling. Por casualidades de la vida, no hacía mucho que la productora había pensado en desarrollar una serie similar visto el éxito de ‘Survivor’, pero ninguna cadena se atrevió a seguir adelante con él.

Ahora, un tiempo después, la ABC pedía a la productora que se pusiera, de nuevo, a trabajar en ello. El encargo recayó en manos de Jeffrey Lieber, un guionista de segunda fila que recibió como indicación que querían un ‘Naúfrago’ en versión serie. Se puso manos a la obra y en una semana ya tenía el eje central de la historia: una docena de pasajeros supervivientes de un accidente de avión quedan abandonados en una isla del Pacífico. Entre ellos, ocho personajes en los que se centraría la serie en particular: dos medio hermanos, rivales, compitiendo por liderar al resto de naúfragos, un médico, un timador, un fugitivo, una mujer embarazada, un drogadicto, un militar y a una chica rica mal criada. ¿Os suena, verdad?

Lieber presentó ‘Nowhere’, el título que por entonces llevaba, que fue recibido con bastante entusiasmo (podéis ver una parte del guión aquí). Comenzó entonces el desarrollo en detalle de los personajes y posibles hilos argumentales y, después, seis semanas para escribir el guión del episodio piloto. De nuevo los ejecutivos de la cadena se mostraron bastante felices con el resultado, tan sólo proponiendo cambios menores. Ahora quedaba el visto bueno del jefe, Lloyd Braun, precisamente el que encargó el proyecto. No le gustó. Durante los siguientes días Lieber se puso a reescribir, pero no sabía muy bien lo que fallaba. Días después, la cadena le daba las malas noticias: estaba fuera del proyecto. Braun había decidido darle una oportunidad a J.J. Abrams, el creador de ‘Alias’. Así comenzó todo para ‘Lost’ y se acabó para Lieber, aunque después de varias luchas legales se fue reconocida su aportación a ‘Lost’ en los créditos iniciales y actualmente también recibe parte del dinero que genera la serie.

La llegada de J.J. Abrams lo cambia todo

La llegada de Abrams no fue tarea fácil. Para empezar, estaba ocupado escribiendo otro piloto, y además era bastante reticente a que la premisa de la serie pudiera rellenar una temporada completa de episodios. Braun le dio un fin de semana para que se lo pensara y J.J. volvió con una condición: haría la serie si le dejaran hacer que la isla fuera un lugar supernatural en la que sucedieran cosas extrañas. El concepto chocaba totalmente con la historia realista que quería contar Jeffrey Lieber, pero a Braun le encantó.

Pero claro, con tantos cambios se necesitaba empezar todo desde cero, y apenas quedaba tiempo si la serie quería aparecer ese mismo otoño en la ABC. La cadena trajo entonces a Damon Lindelof, otro prometedor guionista, para echarle una mano a J.J. Juntos tuvieron otra idea para el desarrollo de la serie: utilización de los flashbacks. De esta forma, además de dar a conocer a los personajes, se permitían llevar la acción fuera de la isla, con lo que daba también más juego. Enviaron una preview de 20 páginas a Braun, que le dio luz verde de inmediato. El ejecutivo la llamó “la nueva ‘Urgencias’ de la televisión”. Sin necesidad siquiera de presentar el guión un piloto, el ‘Lost’ de J.J. Abrams iba a comenzar a rodarse.

Pero no todos eran tan optimistas. El presidente de Disney de la época, Michael Eisner, la definió como “Una locura de proyecto que nunca iba a funcionar”, mientras que otros de sus ejecutivos la calificó de “derroche de tiempo”. No podrían estar más equivocados. De aquella, la ABC se había desplomado hasta el cuarto lugar (el último) de las cadenas generalistas más vistas de Estados Unidos, y estaban buscando algo a la desesperada que les hicera remontar. Braun, el principal valedor de ‘Lost’ desde un comienzo, no llegó a ver su éxito: fue despedido poco después (el hecho de haber dado luz verde al piloto, de costes desproporcionados, sin siquiera haber visto un guión fue una de las razones), pero la maquinaria de ‘Lost’ ya estaba en marcha y era tarde para dar marcha atrás sin perder aún más dinero.

lost-cast.jpg

Comienza la aventura

Lo primero que J.J y Damon hicieron en conjunto, una vez la serie vio luz verde, fue crear una “biblia”, como ellos la llaman, que recogiera la mitología de la serie, así como indicaciones generales que iba a seguir el argumento. Después, tocó buscar el reparto. Todo ocurrió muy rápido, ya que por los problemas anteriormente comentados iban con retraso y querían tener la serie lista para otoño. El proceso de casting fue, como siempre ocurre con todo lo relacionado con ‘Lost’, bastante peculiar.

Aunque los showrunners tenían una ligera idea de los personajes principales que querían, las audiciones de los actores les llevaron a crear nuevos papeles especiales para los no elegidos o a modificar los ya existentes. Por ejemplo, Yunjin Kim hizo la audición para Kate y, aunque no les convenció para ese personaje, crearon en exclusiva para ella el personaje de Sun. O, en el caso de Sawyer, que debía ser un timador de guante blanco pero la forma de actuar y de ser de Josh Holloway hizo que le cambiaran por el Sawyer que podemos ver hoy en día. Por si tenéis curiosidad, aquí podéis ver las cintas de las audiciones de los actores.

Aquí también intervino, en cierta manera, la cadena. Por ejemplo, se pretendía que el personaje de Jack fuera un “falso protagonista” y muriera al final del episodio piloto, pero la ABC decidió “recomendar” que no lo mataran. El piloto del avión, interpretado por Greg Grungberg (fiel amigo de Abrams), fue al que el “monstruo del humo negro” se cargó en su lugar. Entre los propios Abrams, Lindelof y ejecutivos de la ABC dieron forma a la estructura principal de la serie. Ahora tocaba lo difícil: comenzar el rodaje.

lost-piloto.jpg

Rodaje del episodio piloto

Por las características de la serie, que tenía lugar en una isla desierta, decidieron irse a rodar a la isla de Oahu, en Hawaii, para darle más credibilidad. Las escenas de fuera de la isla también se rodan allí en su totalidad, en decorados preparados a tal efecto. El coste del rodaje, como os podéis imaginar, es desorbitado si lo comparamos con otras series. Precisamente ésa fue una de las razones por las que el piloto costó en torno a 14 millones de dólares, haciendole ganar a pulso el título de piloto más caro de la televisión hasta entonces.

Pero también hay que tener en cuenta la espectacularidad de las primeras escenas. Cinco días los dedicaron exclusivamente a rodar la escena de la playa, entre los restos de un avión real que tuvieron que trasladar a Hawaii exclusivamente para ello. El clima de Hawaii tampoco se lo puso nada fácil al equipo de rodaje, llegando a llover 12 días seguidos y trastocando mucho el apretado calendario de rodaje que ya de por sí tenían impuesto.

Consiguieron acabarlo a tiempo y el piloto vio la luz por primera vez en la Comic Con de San Diego de 2004, evento en el que la serie ha tenido presencia cada verano. Fue todo un éxito, anticipando la estupenda recepción que iba a tener en la pequella pantalla tan sólo un par de meses después. Rozando los 18 millones de espectadores, se estrenó ganándose tanto a críticos como a televidentes. Aunque me imagino que pocos imaginaban que la serie, sobre unos supervivientes de un accidente de avión, iba a dar tanto de sí.

El resto, ya es historia

Además de haberse convertido en una serie de culto, ‘Lost’ fue una de las series que, junto a ‘Anatomía de Grey’ o ‘Mujeres Desesperadas’, ayudaron a la ABC a recuperar el prestigio y la audiencia perdida, allá por el otoño de 2004. También se ha convertido en una “gallina de los huevos de oro” para Disney, con la venta de los derechos internacionales de emisión y las toneladas y toneladas de merchandising oficial (camisetas, figuras, juegos…).

Todo esto llegará hoy a su fin. Se darán respuestas, aunque estoy segura de que también se plantearán muchas preguntas sin resolver. El final encantará a algunos y decepcionará a otros, pero, ante todo, ‘Lost’ ha conseguido entretener a muchos seguidores de las series de la televisión y también atraer hacia la pequeña pantalla a gente que antes apenas veía series. Las series están de moda y gran parte de la culpa es de ‘Lost’. Por eso todos, tanto seguidores de la serie como no, debemos estarles agradecidos. Gracias ABC. Gracias J.J. Gracias Lindelof. Gracias por habernos regalado una de las mejores series de la historia.

Vía | Chicago Mag, Telegraph, Lostpedia, io9, EW

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios