Sigue a Vayatele

AHS

Como ya os contamos, ‘American Horror Storyha vuelto más fuerte que nunca en una segunda temporada tétrica, oscura y que pretende crear más tensión que la anterior. Jessica Lange se ha convertido en el engranaje principal de la serie y pese a encarnar otro papel diferente es capaz de mantener algo que te atrae a la pantalla como si de un imán se tratara.

Asylum‘ es más terror, aunque no cuenta nada nuevo en el género. Pero una de las claves por las que la serie se ha hecho tan famosa es por su ejecución técnica, impecable y terrorífica a partes iguales, que tiene mucho que disfrutar y analizar. Hoy nos paramos brevemente para ver las claves por las que lo están consiguiendo en esta temporada.

Los efectos subliminales en los títulos de crédito


Es un acierto mantener la misma sintonía de cabecera tanto en la primera como en la segunda temporada. Da pánico y la tipografía no ayuda a la sensación de tranquilidad. Mejor. Más fotogramas que no vemos, escenas sexuales, objetos punzantes, muerte y cualquier imaginario del terror gore entran en nuestra cabeza sin que nos demos cuenta en cada secuencia de títulos de crédito que vemos en serie. En esta segunda temporada, los títulos de crédito han vuelto con más potencia aún que en la primera, un handicap que ya era casi imposible de superar.

Terror psicológico en la sala de montaje

Uno de los grandes aciertos de la serie viene por sus realizadores. Hay que conocer muy bien las normas para saltárselas y que la crítica premie la decisión, ya que el resultado puede ser francamente nefasto. No es el caso de ‘American Horror Story’ en el que cada escena de verdadero terror viene anticipada por unos constantes saltos de eje gratamente medidos y planificados que inquietan y desorientan al espectador, pero que al mismo tiempo garantiza una unión perfecta con las tramas de la serie.

La iluminación de cada escena


AHS: Asylum

La iluminación es clave en cualquier ficción. Puede decir tanto como el propio personaje o trama en la que la secuencia esté inmersa. La casa de la primera temporada era de Disney comparada con el manicomio en el que se desarrolla ‘Asylum’, de igual manera que Constance y la Hermana Jude. Esta temporada es más tétrica, tenebrosa y oscura, mucho más que la primera. Todo es gris, oscuro y no existe la luz del sol.

Una visión diferente del pasado

‘Asylum’ ofrece una visión diferente de los felices y representados años 60. Por una parte crea la sensación de incomunicación propia de aquella época, y por otra genera el imaginario adecuado para que las tramas puedan vestirse de un tétrico catolicismo que tiene la promesa de curar pero realmente lo que viene a traer es un pequeño trozo de infierno a la tierra.

En ¡Vaya Tele! | ‘American Horror Story: Asylum’, diferente escenario, misma esencia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios