Síguenos

downtonabbey_título


Cuando acabó la segunda temporada de ‘Downton Abbey‘ en el Reino Unido, allá por el mes de noviembre, daba la sensación de que el especial de Navidad, que se iba a emitir en ‘Boxing Day’ (el 26 de diciembre), iba a funcionar más como cierre real de esa segunda entrega que como capítulo más o menos independiente y aislado. Ahora que Antena 3 ha emitido los nueve episodios seguidos, se nota muy claramente esa circunstancia, que hace que cualquier comentario de esta segunda temporada esté incompleto si dejamos fuera este especial navideño de hora y media que, además, eliminó de un plumazo todas las reticencias que los críticos habían tenido sobre la serie hasta ese momento.

Y eso que el ritmo al que se mueven las tramas no se ralentiza en este capítulo, pero todo se nota más fluido y mejor hilado. El episodio abarca desde el día de Nochebuena de 1919 al día de Reyes de 1920 (en Inglaterra se le conoce a ese día como “the Twelfth Night“, la décimosegunda noche), y aprovecha que un buen número de personajes se reúne en Downton para pasar las fiestas para resolver algunas de las cosas que se habían quedado colgando al final de la “temporada regular” de la serie, como si dijéramos. Esos cierres, por supuesto, nos llevan a pensar qué se sacará de la manga Julian Fellowes para la tercera temporada, que constará de diez episodios y que transcurrirá, al parecer, entre 1920 y 1922, justo los años en los que Irlanda logró su independencia de Inglaterra.

El juicio a Bates

Una de las tramas que va a seguir coleando, no obstante, es la del juicio a Bates por el supuesto asesinato de su ex mujer. Aunque todos en la casa están convencidos de que es inocente, todas sus acciones y comentarios sobre los problemas que le daba ella no hacen más que hacerlo parecer culpable a ojos de una justicia que se basaba mucho en las declaraciones de los testigos (’CSI‘ ni se soñaba entonces). El juicio sirve para mostrarnos un poco más del proceso de humanización, podríamos decir, de O’Brien, que parece ir alejándose cada vez más de Thomas y sus tejemanejes para comportarse movida más por buenas intenciones que por intereses maquiavélicos. Desde todo el asunto con el jabón y el accidente que hace perder a Lady Grantham el bebe que esperaba, O’Brien ha estado intentando expiar su culpa, aunque muchas veces recuerde a la señora Danvers de ‘Rebeca‘.

bates_downton

Alrededor del juicio de Bates y su efecto en Anna y, en menor medida, en el resto de sirvientes se mueve también una interesante subtrama en segundo plano que involucra a Sir Richard Carlisle, cuyo compromiso con Lady Mary es el otro gran foco de atención del capítulo. Carlisle es un magnate de la prensa y, por lo que se insinúa, sus periódicos no deben ser muy diferentes de lo que era el “News of the World” o lo que es “The Sun”. Durante todo el especial navideño, Lord Grantham está constantemente preguntándose por qué no aparece en ningún periódico el asunto de Bates, que es un foco de escándalo para Downton igual que lo sería la historia de Pamuk muriendo en la cama de Mary. Pero al estar prometido con ella, Carlisle lo oculta todo. No sería nada extraño que todos esos escándalos estallaran en la tercera temporada, y más teniendo en cuenta el modo en el que Carlisle sale de las vidas de los Crawley.

Mary y Matthew

Con Sybil en Dublín con Branson, el principal interés del episodio, y la trama que le confiere su motor principal, es la evolución definitiva de la relación entre Lady Mary y Matthew, que confluye en unos minutos finales que la serie sabe también que son la parte más importante y los trata como tal, sin música de fondo y dejando que sean los propios personajes (y sus actores, otra vez estupendos Michelle Dockery y Dan Stevens) los que se expresen. Ya todo el mundo les aconseja abiertamente que estén juntos, especialmente a Matthew, al que muy bien se le podría aplicar aquello de “No sabes nada, Jon Nieve”. El deterioro del trato entre Carlisle y Mary lleva a Matthew también a replantearse todo lo que dijo tras la muerte de Lavinia, y gracias a ello, y al concurso de una Condesa Viuda que tiene un episodio pletórico, esa subtrama se cierra también del modo que todos esperábamos. ¿Se centrará la tercera temporada en la preparación de la boda entre Mary y Matthew? ¿Sufrirán más contratiempos, además del escándalo que seguro va a estallar?

marymatthew

De este modo, Fellowes cierra gran parte de las historias que ha venido manejando en estas dos primeras entregas, incluyendo la trama de Daisy y el padre de William, una de las más emotivas del capítulo. Sólo queda realmente abierto el flanco de Bates en la cárcel, y será interesante ver qué ocurrirá cuado Sybil regrese a Downton con su hijo. Fellowes también dijo, por cierto, que era posible que en la tercera entrega regresara Gwen, la doncella que se marchó para ser secretaria, pero está por ver si ocurre o no. De momento, parece que, con el compromiso de Mary y Matthew, Lord Grantham salva la herencia de la propiedad y del dinero, pero reconozco que tengo curiosidad por saber si aquel soldado herido que decía ser Patrick, el heredero al que creían muerto en el Titanic, regresará.

El especial de Navidad es un buen cierre para la segunda temporada, un cierre en el que se regresa a los puntos fuertes de ‘Downton Abbey’, todas esas tensiones entre lo que los personajes quieren, lo que dicen y lo que están haciendo, con los mismos intentos por conseguir sus propósitos tanto arriba como abajo de las escaleras. La tercera entrega no llegará a ITV hasta el próximo otoño, y veremos entonces cómo sigue evolucionando Lady Edith, qué pasará con Bates, si Mary y Matthew soportarán el escándalo público que Carlisle puede estar a punto de desatar sobre ellos y qué nuevas frases lapidarias se sacarán de la manga la Condesa Viuda y la señora Patmore.

En ¡Vaya Tele! | ‘Downton Abbey’ amplifica sus virtudes y sus defectos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios