Sigue a Vayatele

Peter Dinklage

Se acuclilló jadeante y abrió las piernas. Le corrió por los muslos una sangre negra como el carbón. Lanzó un grito que podía ser de dolor, de éxtasis o de ambas cosas a la vez. Y Davos vio la cabeza del niño que empezaba a salir de ella. Luego salieron dos brazos negros, que se aferraron a los muslos tensos de Melisandre y empujaron hasta que la sombra entera salió al mundo y se alzó, más alta que Davos, alta como el túnel, elevada sobre el bote. Sólo pudo verla un instante antes de que se escurriera entre los barrotes del rastrillo y se alejara corriendo sobre la superficie del agua, pero con ese instante fue suficiente.

Conocía aquella sombra. Igual que conocía al hombre que la proyectaba.

Entre los muy perturbadores momentos que nos ofrece “Choque de Reyes”, el segundo libro de la saga Canción de Hielo y Fuego de George R.R. Martin, éste protagonizado por Melisandre y narrado desde la perspectiva de Davos se lleva la palma. Puedes leerlo una y mil veces, intentar comprender qué demonios ha salido de entre las piernas de la sacerdotisa o qué aspecto puede tener esa criatura que nos describen. Pero hasta que no ves a Carice Van Houten (la actriz que interpreta a Melisandre) despatarrada, gritando, y con esa sombra abriéndose paso a su través no te das cuenta de lo realmente impactante que resulta este momento. Y lo es para todos, tanto para los que se han leído los libros como para los que no.

Juego de Tronos‘ regresó hace poco más de tres semanas a HBO, y ha iniciado una vertiginosa curva ascendente en cuanto a rapidez y calidad. El primer episodio, al contrario de lo que opinaba mi compañera Marina tras su visionado, me pareció un bajón tremendo para lo que realmente podía ofrecer la serie. Quizá lo entendí así por conocer de sobra cuál era el planteamiento de esta temporada, la guerra de los cinco reyes, pero ahora entiendo que era necesario detenerse para enseñárselo al resto de espectadores que no han leído ni una sola frase de los libros. Y una vez hecho, han metido la quinta y esto ya no hay quien lo pare.

La serie de HBO está sabiendo suplir con exquisitez las carencias de los libros, tanto en tramas como en personajes. Para muchos, “Choque de Reyes” es sólo el preludio del mejor volumen de la saga, el tercero, y es cierto que en la continuación literaria de “Juego de Tronos” se notan varias ausencias. La serie, por el contrario, está dando más cancha a personajes como Robb, que en el libro sólo aparece de oídas y a través de Catelyn, o Daenerys Targaryen, que sólo araña cinco capítulos en el libro sin que su trama avance de forma especial.

En el cuarto capítulo de la serie, y último emitido hasta el momento, se nota mucho el adelanto de algunas de las tramas de “Tormenta de Espadas”, lo que está sirviendo para revitalizar la historia y darnos una visión más de conjunto. Por supuesto, ‘Juego de Tronos‘ sigue tomándose sus licencias; entre otras, se ha acortado el camino de Arya hasta llegar a Harrenhal (que por otro lado tampoco era necesario alargarlo), y también sigue adelante esa relación explícita entre Ser Loras Tyrell y Renly Baratheon. Con ellos, además, se nos presenta a Margaery Tyrell, cuyo personaje en la serie dista bastante del que conocemos en la mano de George R.R. Martin; no por ello peor, ojo.

Tyrion Lannister, la estrella de ‘Juego de Tronos’

Los nuevos episodios no están dejando atrás al que es la estrella absoluta del segundo volumen: Tyrion Lannister. El Emmy que ganó Peter Dinklage el año pasado ha servido para dar más visibilidad a su personaje, y coincidiendo con el periodo de mayor peso en la trama está siendo una auténtica delicia contemplar sus tejemanejes en Desembarco del Rey. El montaje de la escena que prepara para conocer qué miembro de la Guardia Real le estaba traicionando frente a Cersei fue maravilloso, y todas las escenas que está protagonizando este año sirven para moldear aún más a Tyrion, que se mueve entre lo que es justo y lo que es conveniente para él y para su familia.

Y sí, también mucho porno. Para los que vemos ‘Juego de Tronos’ en la soledad de nuestro ordenador se hace necesario tirar de auriculares para que la familia no piense que estamos viendo porno. Son escenas gratuitas que poco o nada aportan a la historia, pero si juntamos el nombre de la serie y el nombre de la cadena… se convierte en algo inevitable e incluso bienvenido. Además es el complemento perfecto que nunca falla para atraer a nuevos espectadores.

La serie ni siquiera ha llegado a mitad de la temporada, y aún quedan muchísimas escenas sorprendentes por contar, algunas de ellas inminentes que incluso deberían ocurrido ya. ‘Juego de Tronos’ va a paso rápido, quiere dar que hablar y que no nos olvidemos de ninguno de los diez episodios de su segunda temporada. Van por el buen camino.

En ¡Vaya Tele! | ‘Juego de tronos’ regresa subiendo aún más el listón

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

40 comentarios