Síguenos

Imagen del episodio 2x03 de 'Homeland'

Es indudable que ‘Homeland‘ fue el estreno de la pasada temporada televisiva que tuvo un mayor impacto. Elegida como mejor serie en ¡Vaya Tele!, consiguió también acabar con la dictadura de ‘Mad Men‘ en el apartado de mejor serie dramática de los Emmy y amasó multitud de fans a lo largo de todo el planeta. Era la nueva niña mimada del mundo de la televisión, pero eso es algo que se consigue con la misma rapidez con la que uno puede quedar de lado por la llegada de nuevas propuestas. Ése era el gran reto al que ‘Homeland‘ se enfrentaba con el estreno de su muy esperada segunda temporada.

Una versión más libre de ‘24’

Durante la primera temporada de la serie no podía evitar la sensación de que ‘Homeland’ era una prolongación de lo que ya proponía la imprescindible ‘24‘ (2001-2009), pero gozando de una mayor libertad, para no tener que depender de la adrenalina proveniente de las escenas de acción, pudiendo limitar cada trama anual a tan sólo 12 episodios (siendo así más sencillo esquivar los casi inevitables altibajos de las series de una network) y, sobre todo, con la capacidad de retorcer todo lo que quieran la personalidad de sus protagonistas. Esto es algo que se ha reforzado en esta segunda temporada, pero también algunos trucos de guión mucho más permisibles en una propuesta como ‘24’ que en algo, por mal que pueda llegar a sonar dicho así, más serio y respetable como ‘Homeland’.

Imagen del episodio 2x02 de 'Homeland'

El hecho de restar casi cualquier importancia al cliffhanger con el que acababa ‘Marine One‘ (1×12) ya nos dejaba claro que la conexión entre temporadas va a ser básica, pero no tan vital como podría parecer, y es que estos tres primeros episodios han ido encaminados a situar nuevamente a Carrie tras la búsqueda de Brody. No importa si para ello hay que recurrir a giros dudosos como la forma en que el vídeo incriminatorio acaba en manos de Saul (¿Qué clase de terrorista deja algo así entre las costuras de una bandolera y, sobre todo, por qué tiene dicho vídeo guardado ahí y no en algún lugar ultrainaccesible?), ya que la clave es mantener la tensión y la sensación de que la trama avanza de forma descontrolada (aunque no sea el caso).

En condiciones normales, Carrie y Saul entregarían el vídeo y Brody se caería con todo el equipo a las primeras de cambio, pero todos sabemos que eso no es lo que va a suceder, sino que la trama se va a complicar con ellos intentando conseguir nuevas pistas o incluso aspirando a conseguir desbaratar toda la trama terrorista. Aquí entraría también el hecho de que, oh casualidad, aparezca una informante que sólo está dispuesta a hablar con Carrie y que les ofrece en bandeja de plata a Abu Nazir. No es algo realmente grave, pero todo está encaminado de tal manera que mi idea de que ‘Homeland’ es el ‘24’ que HBO hubiera hecho años atrás nunca va a disiparse.

Las vías abiertas en la segunda temporada

Imagen de Claire Danes en el episodio 2x01 de 'Homeland'

Una de las cosas que más me sorprendieron de ‘The Smile‘ (2×01) fue el hecho de ver a Carrie convertida en una simple profesora, algo que ha acabado revelándose como una mera solución transicional antes de retomar su obsesión por Brody, pero ha habido más sorpresas, por lo general agradables. La mayor de ellas es la degradación casi absoluta del hijo de Brody a mero relleno necesario, ya que las dos grandes tramas familiares se centran en su matrimonio en descomposición (muy acertada Morena Baccarin mostrando sus dudas en el último episodio emitido) y la peculiar relación que mantiene con su hija, algo que la serie ya explotó con brillantez en la season finale de la primera temporada.

La carrera política de Brody es otro de los ejes que va a vertebrar esta segunda temporada, dejándome la sensación de que al final de la misma no va a haber ningún gran triunfo para él o Carrie, sino que la lucha de poder se va a centrar en tumbar sus aspiraciones a la vicepresidencia (¿y posible futuro presidente corrupto? Eso me recuerda a cierta serie con Jack Bauer) o ver cómo los esfuerzos de ella y Saul acaban evitándolo. Obvio es que habrá grandes giros y momentos en los que parecerá que no hay marcha atrás en ‘Homeland’, pero dudo mucho que realmente alcance alguno durante esta temporada. El gran reto era demostrar que podía mantener el nivel sin meterse en arenas movedizas que acaben volviéndose en su contra, y eso es algo que han resuelto bastante bien por ahora.

¿Damian Lewis o Claire Danes?

Imagen de Claire Danes y Damian Lewis en 'Homeland'

Tanto Damian Lewis como Claire Danes consiguieron llevarse para casa el Emmy por su trabajo en la serie, con la gran diferencia de que ella era la favorita indiscutible y Lewis fue una sorpresa, agradable o no en función del criterio individual. Personalmente, siempre he creído que el trabajo de Lewis en la primera temporada estaba muy infravalorado, tanto al principio con su ambivalencia sobre si era un terrorista o no como después a la hora de mostrar su propia singularidad. En cambio, Danes tenía un personaje más extremo, con mayor propensión a protagonizar secuencias focalizadas en su lucimiento interpretativo, algo que resolvía con bastante tino, pero persistía en mí la sensación de que la sutileza de él era mucho más meritoria que la bipolaridad quizá demasiado premeditada.

Este punto se ha matizado considerablemente en estos tres primeros episodios, ya que Danes tiene que luchar con un personaje que ha de asimilar un grave error, luchando con todas las fuerzas con su otro yo (ése al que desprecia en la gran escena en la que pide a Saul (impecable Mandy Patinkin) que confíe en ella con respecto a su informante). Me da hasta pena que esto vaya a desaparecer obligatoriamente tras descubrir que estaba en lo cierto, pero me ha hecho sentir un mayor aprecio por el trabajo de Danes. ¿Qué tal Lewis en la segunda temporada? Pues demostrando que sigue siendo uno de los grandes nombres entre los intérpretes centrados en la televisión, salvando con nota hasta discutibles vaivenes del guión como el tener que ir a salvar a alguien que podría incriminarlo. Su forma de resolverlo también aclara bastantes dudas sobre si realmente hubiera hecho explotar la bomba al final de la primera de temporada de no recibir cierta llamada telefónica.

Apuntes finales

Si algo han demostrado estos tres primeros episodios, es que ‘Homeland’ sigue en plena forma, siendo más discutible el hecho de que estemos ante la mejor serie en emisión en la actualidad. Yo me sitúo en el bando que reconoce la gran calidad de la misma, pero también que sigue siendo una prima lejana de ‘24’ que hereda cosas de aquella que no terminan de cuadrar demasiado bien en una propuesta más distinguida y elevada como ésta.

En ¡Vaya Tele! | ‘Homeland’, sugerente y original tráiler de la segunda temporada

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios