Compartir
Publicidad
¿Están las teorías de los fans arruinando las series?
Ficción internacional

¿Están las teorías de los fans arruinando las series?

Publicidad
Publicidad

Cuando Russell T. Davies era el productor ejecutivo de 'Doctor Who', entre 2005 y 2010, pidió expresamente a la BBC que no incluyera foros de discusión en la web de la serie. Explicaba su postura en una entrevista al diario Los Angeles Times, en 2008: "Creo que somos una franquicia de ciencia-ficción inusual al apartarnos del fandom y no relacionarnos con él. Todos los programas de la BBC tienen un foro en la página web. He prohibido eso en 'Doctor Who'. Siento decirlo, pero todos esos productores de ciencia ficción haciendo cosas en América están demasiado involucrados con su fandom. Todos necesitan dar un paso atrás".

¿Necesitamos todos apartarnos un poco de las series de televisión? El estreno de 'Westworld' en HBO, y la proliferación de subhilos en Reddit y podcasts (una búsqueda rápida en Google muestra casi una decena, de Watching Westworld a Sweewater Saloon, Violent Delights o Beyond Westworld) analizando cada episodio, ha llevado a que resurja una pregunta que suele discutirse a menudo entre los críticos televisivos en internet. ¿Se nos han ido de las manos las teorías de los fans sobre las series? ¿Están arruinando la experiencia de verlas, o la amplían y la mejoran?

'Perdidos', el origen

Casi ninguna serie se salva en la actualidad de que sus fans la diseccionen y sobreanalicen hasta la extenuación. La propia 'Doctor Who' fue objeto de todo tipo de especulaciones durante las primeras temporadas en las que Steven Moffatt estuvo al mando, con sus seguidores intentando adelantarse a las explicaciones de quién era realmente River Song y organizando la complicada línea temporal de los encuentros entre ella y el Doctor.

Perdidos

Durante esa sexta temporada, la serie de BBC se ganó el apelativo de "la nueva Perdidos" simplemente por eso, por la actividad teorizadora de sus fans. Porque 'Perdidos' puede considerarse el "paciente cero", el punto de origen de la obsesión por buscar un hilo conductor a todo lo que estamos viendo en pantalla.

Así lo apuntan en The Monitor, el podcast sobre cultura y entretenimiento de Wired, que dedicó su último programa a responder a la pregunta de si demasiada especulación en internet está arruinando la experiencia televisiva: "'Perdidos' puso, intencionalmente, diamantes en la arena. Los veías brillar, metafóricamente, y querías extraerlos... Ahora, eso nos lleva a buscar cosas que podrían no estar ahí".

Comentar cada episodio de la serie de ABC en internet formaba parte de la experiencia de verla, y cambió el modo en el que los fans se relacionaban con sus programas favoritos. Las listas de los libros de Sawyer, la recopilación de las apariciones de los números, el pie de estatua con sólo cuatro dedos... De todos los detalles que aparecían en pantalla se montaban elaboradas teorías que, al final, pretendían explicar qué estaba pasando en esa isla antes de que la serie ofreciera esa respuesta.

La discusión de cada episodio de 'Perdidos' formaba parte de la experiencia de su visionado, y es el origen de la situación actual

Y cuando llegó la respuesta, la decepción era casi inevitable. "Por un lado, la gente se vuelve loca queriendo saberlo todo desde el primer episodio. Si les sorprenden, mal. Si aciertan, peor. Era “previsible”. Y luego, el “a ver cómo la terminan” que se ha puesto de moda", explicaba en Twitter Ramón Rey, redactor de la revista V.O.S. Esa paradoja, y el riesgo inherente a todas estas teorías, también la ponían de manifiesto los colaboradores de The Monitor al señalar que "se crea esta extrañeza de que la gente intente descodificar cosas que no necesitan ser descodificadas". O como se decía en el libro 'El péndulo de Foucault', de Umberto Eco, si te empeñas en buscar una conexión entre cosas que a priori no la tienen, la terminarás encontrando.

Teorías de fans, ¿a favor o en contra?

Dany Tyrion

Lo cierto es que, actualmente, se mide parte del éxito de una serie por el ruido que genere en internet, y dentro de ese ruido están las teorías de los fans. Jaime Domínguez, creador de la web TV Spoiler Alert, cree que "las teorías son una parte más de la conversación sobre series y, como tal, siempre son beneficiosas. Son, para sus fans, una parte más de la experiencia del visionado; para aquellos que están detrás de ellas (cadenas, estudios, productoras), una herramienta de publicidad gratuita, efectiva e ingobernable. De hecho, la mayoría de series que pueden permitirse jugar a este juego suelen ser las más exitosas, conocidas, y virales".

Por mucho que puedan suscitar quejas sobre la posibilidad de estar espoileando la serie, las filtraciones de fotos y vídeos del rodaje de la séptima temporada de 'Juego de tronos', y las especulaciones motivadas por ellas, mantienen la serie en la conversación durante los largos meses entre temporadas. Cuando HBO lance de nuevo la maquinaria promocional de cara a su estreno, parte del trabajo lo tendrá adelantado ya por los fans.

Las teorías de los fans pueden ayudar a la promoción de una serie, pero también pueden cansar a parte de su fandom

Sin embargo, al mismo tiempo, esto también tiene su lado menos ventajoso en forma de cansancio de parte de la comunidad de fans y de creación de unas expectativas imposibles de cumplir. En The Monitor apuntaban que "como espectadores, y como fans, tendemos a asumir que todo está ahí por una razón. Algunas de esas cosas pueden no ser más que experimentos que se prueban para construir el mundo", y luego sólo se siguen aquellos que más interesan a los guionistas, o que creen que funcionan mejor.

Jaime Domínguez señala, por su parte, que "realmente, únicamente veo dos formas en las que las teorías juegan en contra de la serie y, en especial, de los fans: cuando se adhieren a las expectativas y se convierten en promesas incumplidas; y cuando se suman al ruido en torno a una serie, generando sobrecarga informativa y favoreciendo el rechazo, no tanto del tema de conversación como del emisor de la misma (en general, medios de comunicación)".

Netflix lanzó hace poco el vídeo de arriba, que parodia ligeramente ese gusto de internet por encontrarle conexión a todo, al lanzar una teoría que apunta que el negocio de la metanfetamina de Walter White en 'Breaking Bad' fue el causante del apocalipsis zombie de 'The Walking Dead'. Puede no ser más que una pequeña broma para promocionar la presencia de ambas series en su catálogo en Estados Unidos, pero sí que refleja la obsesión casi "conspiranoica" que se ha adueñado de la conversación sobre algunas series en las redes sociales.

¿Las teorías de los fans arruinan el visionado de una serie o mejoran la experiencia?

"La obsesión por diseccionar teorías y predecir el futuro de las series está arruinando el visionado de éstas por distintas razones", señala Pere Solá, periodista de La Vanguardia: "Una, porque significa que muchos espectadores están más pendientes de los detalles que de dejarse llevar, perdiendo de vista que estamos ante una historia y que el compromiso de las obras de ficción es adentrarse en ese mundo como si fuéramos uno más y no como científicos o académicos. Y segundo, porque estas teorías muchas veces destrozan el factor sorpresa, que puede ser muy importante en la diversión del visionado".

Mariló García, responsable del blog Yo no me aburro, tiene por su parte un punto de vista más positivo al respecto: "Entiendo por ser fan a alguien al que le gusta mucho lo que está viendo, a alguien que va a respetar lo que está viendo y opina, por ello, de una forma constructiva. Cuando el fan, entendiéndolo así, analiza la serie y comienza a crear sus propias tramas alternativas, lo único que pretende es entretenerse, jugar a ser guionista, adelantarse a la trama. Mejora el visionado siempre que sea una teoría y no un spoiler disfrazado".

Las teorías llegaron para quedarse

Truedetective

Una cosa sí parece estar clara en todo este debate: las teorías de los fans llegaron para quedarse. Si la primera temporada de 'True Detective' fue ese sorprendente éxito se debió, en parte, al frenesí desatado en internet por encontrar explicación a las referencias al Rey de Amarillo y a los monólogos alucinógenos de Rust Cohle. Eso convirtió a lo que, al principio, no parecía más que uno de los dramas de prestigio de HBO en todo un fenómeno.

Y no fue la única serie que, en teoría, no encajaba en esas especulaciones del fandom en ser objeto de ellas. Durante sus últimas temporadas, 'Mad Men' congregó a su alrededor algunas de las conspiranoias más locas, como la que suponía que Megan Draper iba a sufrir el mismo destino de Sharon Tate, asesinada brutalmente en su casa por la Familia Manson, porque aparecía en un episodio con una camiseta que la modelo y esposa de Roman Polanski había lucido en una sesión de fotos.

En las últimas temporadas de 'Mad Men', los fans llegaron a teorizar con que Megan Draper iba a morir asesinada como Sharon Tate

Los fans buscaron todo tipo de detalles que apuntaran hacia esa teoría de que algo terrible, y potencialmente satánico, iba a ocurrir en la serie, pero más allá de la inspiración estética en Sharon Tate reconocida por los responsables del vestuario de 'Mad Men', todo quedó en nada. Y, por supuesto, tampoco se confirmó la especulación de que Bob Benson era el hijo de Peggy Olsen, que había viajado en el tiempo.

El impacto de las teorías de los fans

Ya hemos establecido que las teorías de los fans no pueden evitarse; son una consecuencia de las facilidades de conexión con otras personas que ofrece internet, de la posibilidad que da de que se formen comunidades de seguidores de una serie que, de otro modo, quizás no se habrían encontrado. ¿Pero por qué aparecen? Una cosa es intentar adivinar qué va a pasar en el final de temporada de 'American Horror Story: Roanoke' y otra distinta especular con que todas las temporadas de la serie forman parte del mismo universo y están relacionadas (algo que sus creadores han medio confirmado).

Ahsroanoke

En el caso de 'Westworld', es probable que el nombre de sus creadores (Jonathan Nolan y Lisa Joy) y el hecho de que casi no se sepa nada del mundo fuera del parque haya impulsado la fiebre especuladora. Con 'Juego de tronos', por otro lado, hay unos libros de base cuyos fans llevan años comentando cómo puede terminar la historia a partir de las insinuaciones que George R.R. Martin va dejando en cada nuevo volumen. En 'Perdidos' o hasta en 'Cómo conocí a vuestra madre' se jugaba a dejar pistas sobre lo que era realmente la isla o la identidad de la Madre, lo que fomentaba, a su vez, la discusión en internet.

"El problema no es que los espectadores desarrollen teorías. Todos hemos visto alguna vez alguna serie y la hemos comentado con los amigos", afirma Pere Solá: "El problema es que buscamos todos esos elementos que hemos sido incapaces de deducir por nosotros mismos y, así, perdemos la capacidad de descubrir y conocer ese universo con nuestra propia mirada, que debería ser nuestro objetivo a la hora de vivir el arte. Primero deberíamos entender el arte por nosotros mismos y después enriquecer esta experiencia con las aportaciones de los demás, y no al revés".

Cuando una serie tiene componentes de misterio, es muy habitual que surjan las teorías de los fans, a veces alimentadas por sus creadores

¿Es entonces beneficioso o perjudicial que surjan estas conversaciones alrededor de las series? Mariló García señala otro aspecto que también tiene su relevancia; el papel de los medios de comunicación a la hora de recoger o impulsar estas teorías de los fans (algo de lo que en ¡Vaya Tele! somos también culpables): "En mi blog, desde hace años, explico algunas claves y curiosidades y siempre advierto de spoilers cuando los hay. No es lo mismo que yo, desde mi experiencia y amor por las series, teorice como fan y exponga algunas reflexiones, a que me lea Vulture, Entertainment Weekly o Deadline y haga mías las entrevistas a los creadores una vez visto el episodio. Esto sí puede arruinar el visionado, ya que no es una teoría, es un adelanto que proponen los propios creadores".

Esa relación entre guionistas y fans es cada vez más complicada con la presencia de las redes sociales (Jason Rothenberg, showrunner de 'Los 100', lo sabe muy bien), y el equilibrio entre la promoción de la serie, los spoilers, lo que el fandom considera un engaño y dar pábulo a las teorías más locas se ha vuelto uno de los aspectos más delicados de la interacción entre las series y los seguidores, y no responde a esa pregunta de si esas teorías estropean el visionado de la serie o lo enriquecen.

Es muy probable que sea una cuestión de preferencias personales, pero el mismo caso de 'Perdidos' puede ofrecer una respuesta, tal y como lo explica Mariló Garcia al apuntar que "si algo tuvo bueno 'Perdidos' es que nos enganchamos a las teorías de los fans, era tan divertido ver las locuras que se nos ocurrían… Teniendo en cuenta que las teorías son sólo teorías, también aprendimos con 'Perdidos' a no venirnos arriba, pues una cosa son las teorías y otra, la realidad".

En ¡Vaya Tele! | Diccionario teléfilo: Fanfic

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos