Compartir
Publicidad
El legado de '24' quince años después de su estreno
Ficción internacional

El legado de '24' quince años después de su estreno

Publicidad
Publicidad

La temporada televisiva 2001/02 se vio sacudida, como el resto de la sociedad estadounidense, por los atentados del 11-S. Los premios Emmy se retrasaron hasta noviembre, series como 'The Lone Gunmen' y 'The Agency' vieron cómo sus tramas se convertían en realidad y, de resultas, tenían que cambiar o aplazar episodios, y los espectadores parecían estar esperando algún título que les asegurara que estaban protegidos de nuevas amenazas, que todo iba a ir bien.

Así llegó a FOX, el 6 de noviembre de 2001, '24', una serie protagonizada por un agente de la ficticia Unidad Antiterrorista (la célebre CTU) que sólo tenía un día para evitar un atentado terrorista contra el futuro presidente de Estados Unidos. Ése iba a ser sólo el primero de los terribles días que Jack Bauer viviría en televisión, y sería también la reconversión a estrella televisiva de Kiefer Sutherland.

Por qué '24' era especial

El concepto de '24', creada por Joel Surnow y Robert Cochran, era sencillo; como decimos, el agente Bauer tenía que impedir que unos terroristas asesinaran al senador David Palmer, favorito para ser elegido candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos. Pero, para que la serie no se quedara en una más de acción contrarreloj, los creadores decidieron darle una vuelta de tuerca más a esa idea del "contarreloj": los episodios se contarían en tiempo real.

Joel Surnow confesaba a Variety recientemente que "el tiempo real era una idea que no estaba probada. No sabíamos si lograría el efecto deseado, que era crear una elevada sensación de urgencia. Ni siquiera podíamos imaginarlo cuando el episodio estuvo montado. No fue hasta la última sesión de mezclado, con toda la música y los efectos, cuando vimos lo que la serie podía llegar a ser. Funcionó".

Los trece primeros episodios de la primera temporada fueron toda una revolución en la televisión estadounidense, y son un ejemplo perfecto de cómo mantener una tensión constante, sin dejar respirar al espectador. Quince años más tarde, los trucos que usaba '24' para sostener el tiempo real y para mostrar la enormidad de la tarea que tenía que completar Bauer están ya muy vistos, pero entonces eran toda una novedad en la pequeña pantalla.

Ninguna otra serie había hecho que todos sus capítulos transcurrieran en tiempo real hasta '24'

El reloj que avanzaba inexorable en cada final de acto, las pantallas partidas para ver cómo iban avanzando todas las tramas, las carreras de Jack de una punta a otra de Los Ángeles, la tensión presente en la CTU cada vez que aparecía por allí... Todo eso contribuyó a que '24' fuera un soplo de aire fresco en la ficción estadounidense, a pesar de subtramas que se agotaron enseguida como los repetidos secuestros de Kim Bauer, por ejemplo.

24 Cast

Y también pese a que sus guionistas tuvieron que aprender sobre la marcha cómo lidiar con el concepto del tiempo real, porque se dieron cuenta de que quemaban trama mucho más rápido de lo que habían pensado inicialmente: "Nuestra idea era que el intento de asesinato ocurriera en el capítulo 24 y que Jack lo evitaría. Habría sido como una película. Pero por el modo en el que swe desarrolló la historia, en lugar de en el episodio 24, el ataque tena lugar en el episodio 8... Nos cansamos de preguntarnos cuándo iban a asesinar a David Palmer. Tuvo que replantearnos la manera en la que concibíamos la serie", afirmaba Surnow en el libro 'The revolution was televised', de Alan Sepinwall.

Jack Bauer, el héroe total

Aquella primera temporada de '24' fue un gran éxito crítico (no tanto de audiencia; su tope ahí sería la quinta temporada, con más de 13,5 millones de espectadores de media), y además de redefinir lo que se consideraba "ritmo rápido" en televisión, dejó para la posteridad a uno de los héroes más importantes de los últimos años: Jack Bauer. Su llegada, dos meses después del 11-S, fue providencial, porque la audiencia estadounidense quería ver personajes que estuvieran dispuestos a lo que fuera para proteger a su país.

Y Bauer era, precisamente, ese personaje. No era el héroe de una pieza al que estábamos acotumbrados, sino que era un poco más complejo. Había denunciado a varios de sus compañeros en la CTU por prevaricación, va arrastrando temporada a temporada diferentes traumas personales, y aunque es capaz de llegar a los extremos más inimaginables, eso acaba teniendo consecuencias para él.

Kiefer Sutherland no era la primera opción para interpretar al personaje, pero su retrato acabó siendo icónico. Sus "dammit", sus tácticas de "interrogatorio", su intensidad... Bauer acabó hasta parodiado en 'Los Simpson', lo que ya le asegura un lugar en el panteón de la cultura popular. Con él no había tiempo para los chistecitos a lo Bruce Willis que los productores buscaban inicialmente; Jack se enfrentaba a situaciones muy graves, así que él tenía que ser un tipo serio e intenso.

La ética de la tortura

'24' estuvo en antena ocho temporadas (más esa '24: Vive otro día' que se emitió como miniserie cerrada y la tv movie '24: Redemption'), por lo que vivió los cambios que fueron produciéndose en la política estadounidense sobre la guerra contra el terror, y los diferentes escándalos que surgieron sobre las actividades del ejército estadounidense y sus agencias de inteligencia en Irak y Afganistán.

Jackbauer2

La polémica de la cárcel de Abu Ghraib, por ejemplo, saltó cuando '24' estaba en su tercera temporada, y en las discusiones que surgieron sobre el papel de la tortura en esa guerra contra el terror, Jack Bauer acabó convertido en un ejemplo esgrimido tanto por sus detractores como por los que lo apoyaban. Sus violentos métodos de interrogatorio fueron casi más discutidos que las tácticas de la CIA, y los críticos se preguntaban si '24' estaba condenando esas torturas o si las bendecía al mostrarlas en televisión.

Esa controversia sobre su línea política acompañaría a la serie desde el principio. Uno de sus creadores, Joel Surnow, nunca había ocultado que era más conservador que otro de sus productores ejecutivos. Howard Gordon, pero todos reconocían que habían intentado que Bauer no tuviera ninguna agenda política, y que sus enemigos provinieran de todas las nacionalidades y extracciones sociales. Sin embargo, '24' no podía escapar del clima social en el que se producía y emitía.

El legado de '24'

Lo que está claro es que '24' fue un enorme éxito durante la década de 2000. Su quinta entrega ganó el Emmy a mejor drama (la última serie de network en conseguirlo), Sutherland consiguió también el Globo de Oro al mejor actor por la primera y le salieron imitadores por todas partes, desde comedias que pretendían utilizar también el concepto del capítulo que transcurría en tiempo real ('Big day') a series de acción con protagonistas moldeados según el ejemplo de Bauer, su compromiso total con la misión y su eficiencia brutal.

La sombra de la serie se nota, actualmente, en 'Homeland', la siguiente serie que creó Howard Gordon, y que aborda la misma temática desde un ángulo diferente, y en esa nueva '24: Legacy' que FOX va a estrenar el 5 de febrero, justo después de la Super Bowl. Estados Unidos sigue cada vez más preocupado por las amenazas terroristas y sus ciudadanos continúan buscando un héroe que los proteja, razón por la que es probable que se hayan hecho tan populares de nuevo los superhéroes y por la que '24' se resiste a morir.

La acción, el ritmo que imprimían esos capítulos en tiempo real, las pantallas partidas, las llamadas telefónicas a vida o muerte, las carreras de Jack por toda Los Ángeles (y, después, por Washington, Nueva York y Londres), sus traumas personales y sus problemas familiares, esos villanos que antes habían sido sus amigos, la tortura, los cliffhangers... Todos esos ingredientes hacían de '24' una serie muy hija de su tiempo y que, probablemente, no pueda repetirse ahora. O no de la misma manera.

En ¡Vaya Tele! | '24', el último gran héroe

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos