Sigue a Vayatele

Dexter

- Did you kill all those people?

- I did.

- Are you a serial killer?

- Yes

Señores, señoras… ¡Dexter ha vuelto! El de verdad, el que no engaña, el que nos pone el corazón en un puño, los vellos de punta y la cabeza a por uvas en cada fotograma. Tensión, incertidumbre, misterio, un poquito de engaño y un cliffhanger de locura son los ingredientes de este inicio de temporada, el principio del fin de la serie que llegará en su octava temporada (el año que viene) y que empieza desde ya a poner en jaque a su protagonista.

Echábamos de menos esta intensidad en la serie de Showtime, que desde ese culmen épico en la cuarta temporada no ha hecho más que arrastrarse entre villanos mediocres y tramas sositas con poca o ninguna trascendencia. Con una fecha de caducidad ya puesta en el horizonte, parece que ahora toca centrarse en lo evidente, en el verdadero villano de esta historia, en el que ha asesinado a decenas de personas; asesino de asesinos, sí, pero asesino al fin y al cabo.

Confieso que comencé esta temporada con la sensación de que me iban a tomar el pelo, y efectivamente hasta la última escena del primer episodio así lo pensé. Ese avance que nos ponía a Dexter intentando huir de Miami a toda costa parecía un ejemplo claro de que su tapadera había sido descubierta, pero finalmente no fue más que otro engaño de la serie. Nos engañaron ahí, sí, pero lo arreglaron de una forma tan impresionante con esa escena final entre Dexter y Debra que todo queda olvidado.

Ésta puede ser la temporada de reconciliación con sus seguidores, y desde luego está destinada a poner las cosas de cara a un final de serie, el próximo año, por todo lo alto. Estos capítulos deben estar dedicados a arrinconar cada vez más a Dexter Morgan, y parece que así va a ser teniendo en cuenta la investigación de Lagüerta, por un lado, y la actitud tan extraña de Louis, que puede ser el que de verdad ponga al protagonista contra las cuerdas. La octava temporada debería ser un “Dexter contra el mundo”, pero ya llegaremos a eso.

Lo único que importa ahora es que el secreto de Dexter ya no es un secreto, y esto va a tener consecuencias impredecibles en la actitud de los hermanos Morgan. Su relación va a dar un paso más, y de algún modo Debra va a tener que soportar que su hermano sea un asesino en serie sin denunciarle ante la Policía, e incluso teniendo que protegerle. Tiene pinta de ser una temporada interesantísima en el desarrollo de sus personajes principales y, sobre todo, en el destino inevitable de su protagonista.

¿Alguien imagina un final distinto que el de Dexter probando su propia medicina? Yo, desde luego, no.

En ¡Vaya Tele! | ‘Dexter’ acabará en la octava temporada

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

36 comentarios