Síguenos

Viendo la tele

Ahora que los nuevos estrenos – y las series que regresaban con una nueva temporada- van llegando al habitual parón navideño, sería un buen momento para hacer un bagaje sobre lo que nos ha dado 2012 televisivamente hablando, pero eso es algo que haremos entre todos más adelante. Por mi parte, he creído que era la oportunidad ideal para hablaros de una idea que lleva un tiempo rondando por mi cabeza: La relación de calidad entre una serie y su episodio piloto.

No tengo duda alguna de que muchos de nosotros hemos abandonado una serie tras una poco estimulante experiencia con su capítulo inicial. Sin embargo, hay no pocos casos en que las series tardan en encontrar el tono correcto para lo que quieren contar y eso conlleva un peaje en la forma de un piloto – y posiblemente varios capítulos más- que te deja con ganas de no volver a ver nunca nada más. Recordad antes de proceder a mi escarnio público que es una selección personal e intransferible, la cual os invito a conocer.

‘30 Rock’

30 rock

Seguro que a unos cuantos les sorprenderá la inclusión de ’30 Rock’ en la lista, ya que fue una de las grandes niñas mimadas desde su comienzo, algo que acalló casi cualquier voz crítica sobre sus titubeantes inicios. El timing fue el principal problema, ya que la serie de Tina Fey simplemente tardó varios episodios en empezar a tener gracia. Chistes a destiempo, algún personaje por perfilar – Tracy Jordan tardó lo suyo en dejar de ser simplemente odioso, y Jenna tampoco es que fuese gran cosa en sus inicios- y la química entre Tina Fey y Alec Baldwin, que tanto benefició posteriormente a la serie, tampoco era nada del otro mundo.

Varios capítulos después, un mejor acabado de los guiones en el que se notaba una mayor libertad creativa y, sobre todo, el crecimiento de todos los personajes, pero en especial de Liz Lemon y Jack Donaghy tanto a nivel individual como en la relación entre ellos acabó disparando la calidad de la serie. El hecho de aprovechar cualquier ocasión para lanzar dardos contra la cadena donde se emite también da puntos extra.

‘Buffy Cazavampiros’

Buffy

Buffy cazavampiros’ es una serie con la que era bastante difícil conectar si sólo pillabas un trozo de episodio haciendo zapping. Más difícil aún era conseguir que alguien le diera una oportunidad en serio dada su peculiar naturaleza – y la bochornosa película previa-, pero el más difícil todavía era querer seguir viendo más tras su poco estimulante comienzo, algo que también se alargó durante toda la primera temporada.

Monstruos de chichinabo, actores que aún no estaban lo suficientemente sueltos en unos personajes – especialmente triste era ver a David Boreanaz anunciando la llegada de un peligro con una falta de soltura y ánimo que se sale de cualquier escala-. Sería relativamente perdonable por la falta de presupuesto y la necesidad de llegar al mayor público posible, pero la llegada de Buffy a Sunnydale dista mucho de ser memorable, y sus siguientes aventuras luchando contra mantis religiosas y cosas por el estilo tampoco ayudó mucho. Lo que acabó pasando después ya es historia de la televisión.

‘Parks & Recreation’

Parks & Recreation

Lo cierto es que podría haber elegido perfectamente ‘The Office’ en lugar de ‘Parks & Recreation’, ya que tanto sus episodios de presentación como sus primeras temporadas adolecen de los mismos problemas: Personajes mal definidos – Leslie estaba muy lejos de ser la adorable líder en la que acabó convirtiéndose, Ron no aportaba nada y Andy hasta provocaba repulsión-, chistes con poca o ninguna gracia y, en general, una alarmante sensación de que Greg Daniels y Michael Schur – creadores de la serie y responsables del guión del primer episodio- no sabían cuál era el tono de lo que nos querían contar.

No poca gente tardó lo suyo en darle una segunda oportunidad, ya que eso fue la nota dominante de toda la breve primera temporada, pero la serie empezó a despegar en la segunda tanda de episodios, donde fue el gran talento cómico de Amy Poehler lo que primero llamó la atención, pero el resto no tardaron en subirse al carro, en especial Nick Offerman y su mítico Ron Swanson.

‘Doctor Who’

Doctor Who

He de reconocer que a mí me entretuvo el primer episodio del regreso de ‘Doctor Who’ tras la muy olvidable tv movie –en serio, no la veáis por nada del mundo- que se rodó durante los años 90 con la intención de adaptar la serie en Estados Unidos. El regreso con ‘Rose’ es un episodio muy criticado incluso entre los seguidores de esta etapa moderna de la serie, motivo por el que he decidido incluirlo en esta lista pese a que a mí me parezca un entretenimiento camp de lo más saludable.

Los maniquís asesinos son la principal queja de muchos, tanto por su concepto – no especialmente trabajado, todo hay que admitirlo- como por su ejecución – en la serie no escasean las criaturas con un look poco estimulante para la vista-. Más allá de eso, cumple su papel introduciendo a Christopher Eccleston como el noveno – e infravalorado- Doctor y a – la genial- Rose Tyler como su nueva companion. Sin embargo, la serie seguiría creciendo y ‘Rose’ está lejos de ser el ejemplo más representativo de la calidad de ‘Doctor Who’.

‘Seinfeld’

Seinfeld

Me vienen a la mente cuatro sitcoms especialmente destacadas de los años 90. Una de ellas no la he visto – ‘Will & Grace‘- , otras dos dieron buenas muestras de su futuro nivel en su primer episodio – ‘Friends‘ y ‘Frasier‘- y luego tenemos el caso de ‘Seinfeld‘. Recibida de forma bastante pobre sn sus pases de prueba, fue una decisión unilateral de uno de los ejecutivos de NBC lo que garantizó la supervivencia de la que acabó siendo una de las mejores sitcoms de la historia.

A modo personal, vi el piloto en su momento cuando Canal + estrenó la serie en España – su primera emisión en Antena 3 pasó totalmente desapercibida a los ojos de mi yo de 11 años- y mi decepción fue mayúscula. Chistes sin gracia sobre cosas como si la ropa podía o no secarse demasiado, dudas en la definición de personajes – Elaine no aparecía y en su lugar había una camarera que estaba inicialmente destinada a convertirse en personaje regular- y una trama que sí casaba con el espíritu de la serie – Jerry intentando entender si una chica quería o no ligar con él- , pero cuyas posibilidades cómicas estaban claramente desaprovechadas. Tras una minúscula primera temporada, todo empezó a ajustarse para poder demostrar que se puede hacer algo genial que vaya sobre nada.

¿Cuáles serían las vuestras, compartís algunas conmigo u os gustaría saber qué me tomo para poder decir estas sandeces?

En ¡Vaya Tele! | Diccionario Teléfilo: Piloto

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios