Síguenos

razones_blackmirror


Mañana por la noche, TNT estrena en España ‘Black Mirror‘, una de las propuestas televisivas más originales e interesantes de los últimos años. Emitida las pasadas Navidades por el canal británico Channel 4, es una miniserie de tres episodios independientes de una hora de duración que se centra en un aspecto cada vez más importante en nuestras vidas: la tecnología y, en concreto, la interconectividad ofrecida por esa tecnología.

La miniserie, que sigue un poco los esquemas de series de antología clásicas como ‘La dimensión desconocida‘, está concebida por Charlie Brooker, famoso en el Reino Unido por su columna semanal en el diario The Guardian, por ser uno de los presentadores del informativo satírico ‘10 O’Clock Live‘ y por haber creado otra miniserie de culto, ‘Dead Set‘. Brooker es conocido por tener un humor corrosivo y ser muy crítico con los medios de comunicación, y todo ello permea los tres episodios de ‘Black Mirror’.

Tres historias independientes

Formalmente, lo más destacado de la miniserie es que cada uno de los tres capítulos son historias autoconclusivas e independientes entre sí, lo que puede llevar a discusiones interminables sobre cuál de ellos es nuestro favorito y cuál nos convence menos. Del puñetazo provocador (quizás un poco gratuitamente) de ‘El himno nacional‘, a la distopía futurista de ‘15 millones de méritos‘ o a esa pesadilla tecnológica de ‘Toda tu historia‘, cada uno de ellos explora un lado diferente de la presencia por todas partes de los “espejos negros”, las pantallas de ordenadores, tabletas, móviles,etc.

De la rapidez con la que una historia puede transmitirse a todo el mundo, creando un efecto de bola de nieve que puede resultar muy difícil de manejar y de resistir a la hora de tomar decisiones importantes; a la fascinación por los reality shows o la obsesión por documentar y poner toda nuestra vida a disposición de cualquiera con el acceso tecnológico para verla, ‘Black Mirror’ se pregunta hasta dónde sería capaz de llegar el ser humano con cada nueva innovación tecnológica.

Una mirada muy crítica

Charlie Brooker y los otros dos guionistas que colaboran con él, Kanaq Huq y Jesse Armstrong, se acercan a toda esta temática desde una mirada muy crítica y siguiendo las historias hasta sus últimas consecuencias. Es cierto que, en varias ocasiones, se les puede acusar de buscar la provocación sólo por crear un impacto en el espectador, pero también es verdad que, más que criticar la tecnología, lo que critican es nuestra feliz entrega total a ella, sin pararnos a pensar en las consecuencias que pueda tener. En el tercer episodio, esto queda muy claro con esa historia de celos y paranoia.

blackmirror2

Un gran reparto

Las tres historias se benefician de contar con un grupo de actores muy solvente, que ayuda a dibujar rápidamente a los personajes que las protagonizan. Destacan Rory Kinnear como ese primer ministro acosado por la duda, sus principios y la presión de la opinión pública; la química que se desarrolla enseguida entre Daniel Kaluuya y Jessica Brown-Findlay y la espiral autodestructiva de Toby Kebbell. Todos ellos representan cómo las mejores intenciones están separadas por una línea muy fina de comportamientos realmente dañinos, y cómo la entrega inocente a las posibilidades de la tecnología a veces depara resultados que no se buscaban. Todos los comportamientos de los personajes resultan siempre muy humanos y en absoluto lejanos a nosotros, aunque la miniserie se ambiente en un futuro cercano.

La puesta en escena

El modo en el que se cuentan estas historias también tiene su importancia en lograr que sean efectivas. ‘El himno nacional’, más ambientado en un presente un poco llevado al extremo, tiene una estética más de thriller, mientras el mundo cerrado y futurista de ’15 millones de méritos’ (dirigido por un veterano de ‘Torchwood‘ y ‘Doctor Who‘ como Euros Lyn) se construye precisamente con los espejos negros del título. Sus personajes están rodeados por todas partes por enormes pantallas que constituyen todo su mundo, un mundo un poco al estilo de los juegos de la Wii. ‘Toda tu historia’, por otro lado, vuelve a situarse en un futuro muy cercano, y su realización es más de un drama de pareja, que es lo que es en realidad.

El debate posterior

Pero, quizás, lo más interesante de ‘Black Mirror’ es su capacidad para generar discusiones después sobre lo que acabamos de ver. No sólo acerca de cuál de los tres episodios nos parece el mejor, sino también sobre si creemos que Brooker está manipulándonos en algunos momentos, sobre si los capítulos no hacen también críticas sobre otros aspectos de nuestra sociedad, aparte de la presencia de la tecnología, y sobre cualquier otra cosa que se os pueda ocurrir. A ‘Black Mirror’ pueden ponérsele, por supuesto, todas las pegas que queráis, pero no deja de ser una de las propuestas más interesantes y atrevidas que ha dado la televisión en los últimos tiempos.

P.D.: El propio Brooker ha reconocido que el título de la miniserie viene directamente de una canción de Arcade Fire, ‘Black Mirror‘, que también hace referencia a la omnipresencia de la tecnología en nuestra vida diaria.

En Zona Fandom | ‘Black Mirror’, excelente miniserie que tienes que ver
En ¡Vaya Tele! | ‘Black Mirror’ llegará a la televisión en abierto de la mano de Mediaset

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios