'Bunheads', un entretenido dejà vú a 'Las chicas Gilmore'

Sigue a

bunheads


Aunque parezca que no por el titular, ‘Bunheads‘ no es ‘Las chicas Gilmore 2.0’. Sí, los diálogos rápidos y las referencias pop típicas de su creadora, Amy Sherman-Palladino, están ahí, y lo mismo su querencia por los secundarios excéntricos, pero Michelle, su protagonista, no es Lorelai. Es inevitable que una serie recuerde a la otra (más todavía teniendo a Kelly Bishop como la otra gran protagonista), pero en ‘Bunheads’ hay algunos toques leves aquí y allá que la diferencian de su predecesora. Michelle es más consciente de que la vida la ha sobrepasado, de que lo que tiene en Paradise es una segunda oportunidad de hacer algo de provecho, y ella no tiene una hija adolescente más inteligente y madura que ella.

Recapitulemos primero. ‘Bunheads’ se abre con Michelle, una corista de Las Vegas que se casa, una noche de borrachera, con un admirador suyo muy insistente, y con el que se va a vivir a un pueblo costero y tranquilo de California llamado Paradise. Allí, Michelle descubre que su marido vive con su madre, Fanny, que tiene una academia de ballet para adolescentes, y también se da cuenta que en Paradise lo más emocionante que pueden hacer los chicos es saltarse una clase en el instituto para irse a ver una película con Mark Wahlberg. Sin embargo, al final del piloto ocurre algo que va a cambiar la vida que Michelle pensaba que llevaría en el pueblo.

Las bailarinas

Siendo una serie de ABC Family, el componente juvenil no podía faltar, y aquí lo tenemos en cuatro de las bailarinas a las que enseña Fanny, y de las que, por ahora, destacan dos; Sasha, la cínica con un gran dominio técnico del ballet, con una fachada de “chica mala” (a veces, un poco Paris Geller), y Boo, la que va a ballet porque disfruta bailando y es más sensible e ingenua que las demás. La serie tiene que llevar un peculiar equilibrio entre las tramas de ellas cuatro y las que involucran a Michelle y Fanny, y eso ha llevado a algunos críticos a afirmar que, tal vez, ‘Bunheads’ esté en la cadena equivocada, un poco como le pasó hace unos años a ‘Huge‘.

bunheads_bailarinas

De momento, en los dos capítulos que se han visto estamos aún conociendo a los habitantes de Paradise (entre ellos, Ellen Greene, la tía de Chuck en ‘Pushing daisies‘) y Michelle y Fanny todavía están conociéndose, pero Kelly Bishop y Sutton Foster tienen una buena dinámica, y ésta última, conocida por tener dos Tonys en su haber, se maneja perfectamente con los diálogos veloces de la serie y tiene un peculiar carisma que, además, le ayuda mucho en las escenas con las chicas. En ‘Bunheads’ hay potencial para que sea una serie divertida e interesante (ya es bastante entretenida), quizás muy en el molde de lo que The WB hacía a mediados de la década pasada.

Curiosamente, no va a ser la única serie ambientada en el mundo del ballet que veremos este año, porque The CW estrenará en otoño ya ha estrenado ‘Breaking Pointe‘, un drama de bailarines profesionales. Está por ver si logra la mezcla de humor y corazón que, por ahora, está logrando ‘Bunheads’, y si consigue también a unos protagonistas con personalidad como Bishop y Foster. Veremos si, más adelante, las bailarinas ganan más importancia y sus personajes se desarrollan mejor, y si se integran más con la trama de Michelle.

P.D.: Por si queréis ver a Sutton Foster sobre las tablas de Broadway, aquí podéis echar un vistazo a su participación en los premios Tony de 2011, cuando estaba nominada a la mejor actriz de musical por ‘Anything goes‘.

En ¡Vaya Tele! | Trailer de ‘Bunheads’, el regreso de Amy Sherman-Palladino

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios