Sigue a

Borgia Cosmo Canal

Hace unos cuantos años surgió, a nivel internacional, una especie de renovado interés por las vicisitudes de la familia Borgia aquella que durante unas pocas décadas llegó, con sus chanchullos, a dominar la Iglesia de Roma y por extensión tanto la ciudad eterna como Europa. Todo esto mediante el papado de Rodrigo Borgia, Alejando VI en lo que probablemente sea el momento más corrupto de toda la historia de la institución eclesiástica.

Pronto surgieron varios proyectos, entre ellos una coproducción europeo-americana cuyas negociaciones no llegaron a buen puerto y derivaron en dos series: ‘Los Borgia‘, la producción de Showtime que pudimos ver hace meses en Cuatro y ‘Borgia‘ la que, dicen, es la coproducción europea más cara de la historia que debuta el domingo por la noche en Cosmo y que pudimos ver el jueves en el Festival de Series tras su paso este año por Italia (Sky), Alemania (ZDF) y Francia (Canal+).

Borgia‘, como digo, es una coproducción principalmente francoalemana aunque con un reparto algo más internacional. Nos encontramos a John Doman (’The Wire‘) en el papel de Rodrigo Borgia, Assumpta Serna (’Aquí no hay quien viva‘) como Vannozza Catanei, Stanley Weber, Mark Ryder e Isolda Dychauk como Juan, César y Lucrecia respectivamente. Todo ello dirigido por Oliver Hirschbiegel (‘El hundimiento’) y con un guión/producción ejecutiva por parte de Tom Fontana (‘Oz’).

Borgia vs Borgia

Borgia

Así pues nos encontramos en Roma en 1492. Tras una breve introducción metiéndonos en el contexto histórico (la situación política de la península itálica en general y de Roma, sus “bandos” en particular) nos encontramos con un atormentado César mortificándose por sus pecados. Es la primera pista de que con ‘Borgia’ Tom Fontana pretende que no nos quedemos en la anécdota de “mira qué corruptos y qué malos” en el que se quedó la serie de Showtime (que, recordemos, son proyectos que se produjeron a la vez) sino que quiere explorar a estos personajes por dentro y por fuera.

Es inevitable comparar con la serie de Showtime, ya que fue bastante seguida y bien recibida, pero la mayor diferencia, amén de lo comentado ya, viene dada por cómo comienzan ambas series. La de Showtime, basada en una novela de Neil Jordan con ciertos cambios que servidor no entendió (como el que César sea el primogénito y que públicamente traten de padre a hijo), nos viene la situación ya marcada: Inocencio VIII está en las últimas y Rodrigo hace lo posible por acabar en la Sede.

En esta, sin embargo, se detiene unos meses antes para explorar todos los aspectos posibles de la relación entre los Borgia y las otras facciones de Roma (los Orsini y los Catonna) amén de la relación y vicisitudes entre los diversos miembros de la familia de Rodrigo, con evidente interés en sus “sobrinos” lo que me recuerda al dicho de “Un cura es aquel al que todo el mundo llama padre salvo sus hijos que le llaman tío”, pero bueno, no nos metamos en esos jardines.

La verdad es que no esperaba encontrarme en ‘Borgia’ nada que no haya visto ya, ya sea en la película de Antonio Hernández o en la serie de Showtime, pero afortunadamente me equivocaba. Así pues en ‘Borgia’ no se quedan en la superficie de sendos precedentes sino que aboga por una aproximación bastante más ajustada a la historia, aprovechando el presupuesto para recrear con más fidelidad los escenarios, e investigando ya no el cómo son cada uno de los miembros de la familia Borgia sino por qué son así.

Un reparto correcto para una historia que lo vale

Borgia - Lucrecia Isolda

El guión me ha parecido, cuanto menos, soberbio. Muy bien escrito, con cierta lógica, sin dar las cosas demasiado masticadas al espectador y que nos presenta con unos meros trazos la personalidad de cada personaje. Quien son, a qué se dedican y “cómo lo llevan”. La realización también es notable, el acostumbrado al estilo USA quizás le cueste algo entrar en la forma de narrar visualmente que se estila más arriba de los Pirineos, pero tras los primeros minutos te dejas engullir por la historia de forma absoluta.

De hecho, y en ese sentido, lo que quizás choque más son los paisajes y exteriores, bastante más reales y exentos de CGI a lo burro. Aquí se opta por un estilo más pictórico, de un estilo muy realista que recuerdan a esos “falsos exteriores” de “mira qué bonica se ve la ciudad desde la colina” pero bastante mejor integradas en la imagen (vimos en pantalla grande en gloriosa Alta Definición y se notaba lo justo).

Por otro lado el reparto es correcto, con mayor o menor dificultad me creo perfectamente a cada personaje. Destacando el desparpajo de Lucrecia con una Isolda bastante menos inocente que su homóloga americana, el atormentado César y el conspirador Rodrigo con un John Duman bastante más contenido en sus quehaceres que Jeremy Irons. En el lado negativo nos encontramos a un sosainas Juan que no termina de encajar en el reparto. Por lo demás creo que a nivel general la interpretación, aunque buena, es demasiado parca para mi gusto… o por lo menos no le he terminado de pillar el tranquillo.

Si continúan en esta línea los restantes once episodios que conforman la primera temporada (al menos esperan renovar) nos podremos encontrar ante una obra magistral. Este primer episodio así ha sido. Repleto de acción y momentos de conspiración bastante más acorde a lo que nos contaron los cronistas de la eṕoca. Una serie en la que se demuestra que se puede hacer una magnífica serie histórica sin necesidad de cambiar por completo la historia.

En ¡Vaya Tele! | Arranca el Festival de Series

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios