Sigue a

boardwalkmesa


Es curioso cómo uno de los estrenos más importantes de la temporada, el de ‘Boardwalk Empire’ en HBO, ha sido también uno de los que ha generado opiniones más encontradas en la blogosfera hispana. Nuestro compañero Manuls ya expuso la semana pasada su visión sobre la serie, nada favorecedora en la que sólo se quedaba con su ambientación y lo bonitos que se ven sus episodios. Sin embargo, hay otra corriente de opinión que cree que ‘Boardwalk Empire’ es más que un decorado carísimo sin ritmo ni personajes que enganchen; de hecho, es una interesante exploración de una época que es un verdadero filón para la ficción estadounidense.

Podríamos resumir la serie diciendo que es una de gángsters durante los primeros años de la Ley Seca, en la década de 1920. Pero, lógicamente, es mucho más, derivado directamente de los grandes cambios sociales que vivió Estados Unidos en la época y, muy especialmente, del enorme empuje que le dieron los inmigrantes que llegaban de Europa en busca y de los soldados que regresaban a casa de la Primera Guerra Mundial. Todos ellos buscaban una oportunidad para mejorar su vida y estaban dispuestos a tomar cualquiera, o a creársela ellos mismos, y si provenía del mundo del hampa tampoco había que rechazarla.

‘Boardwalk Empire’ tiene que construir un mundo que a nosotros nos queda muy lejano en el tiempo, y lo hace dejando que las cosas vayan a su ritmo, que nos vayamos introduciendo poco a poco en las historias de unos personajes en los que destaca un Nucky Thompson muy interesante, un tipo que ha alcanzado un poder prácticamente total sobre Atlantic City y que se mete en un negocio (el del alcohol ilegal) que, aunque crea que controla, se mueve por una lógica que él no acaba de entender. Su intento por ser un gángster sólo a medias (algo que le critican en el piloto) seguro que va a acabar en tragedia.

Evidentemente, la ambientación es sobresaliente, que es lo mínimo que se le pide a una serie en la que HBO se ha gastado un buen pellizco de dinero. Pero no es lo único que tiene. Es muy cierto que no es una serie que te recompense al instante, que te ofrezca una gratificación inmediata en forma de tiroteos varios, o traiciones cada dos minutos, o redadas de la policía antes de cada corte publicitario. Hay que tener paciencia y dejar que las piezas se sitúen y que se pongan en marcha los acontecimientos que, probablemente, acaben “estallando” en el final de temporada. Por ejemplo, Thompson no sabe el lío en el que está metido al ponerse a hacer negocios con Rothstein y Luciano y sus expeditivos métodos de la mafia de Nueva York.

‘Boardwalk Empire’ está muy bien escrita (con un retorcido sentido del humor que es un extra), bien interpretrada (Steve Buscemi está estupendo) y está mostrándose coherente con su propuesta. Y, por cierto, Canal+ ha anunciado que empezará a emitirla el próximo 13 de diciembre, por si alguno quiere darle una oportunidad.

En ¡Vaya Tele! | ‘Boardwalk Empire’ convence a la audiencia y tendrá segunda temporada

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

24 comentarios