Compartir
Publicidad
'Better call Saul': No soy Jimmy McGill, pero aún no Saul Goodman
Ficción internacional

'Better call Saul': No soy Jimmy McGill, pero aún no Saul Goodman

Publicidad
Publicidad

Esta noche, a las 23:30, Canal+ Series estrena la segunda temporada de 'Better call Saul', que se pudo ver anoche en AMC en Estados Unidos. El spin-off precuela, de algún modo, de 'Breaking Bad' arrancó el año pasado entre la curiosidad y cierto temor ante los que Vince Gilligan y Peter Gould, los creadores de la serie, podían hacer con Saul Goodman, el abogado que empezó siendo un secundario tirando a cómico y que acabó enredado en la misma peligrosa madeja que todos los demás.

Aquellos primeros diez capítulos mostraron, sin embargo, una cosa, y era que Gould y Gilligan no estaban interesados en contar una variación de 'Breaking Bad', y que su vistazo a quién era Saul Goodman antes de conocer a Walter White iba a seguir su propio camino. En la segunda temporada, ese camino independiente mantiene su curso, y lo hace siguiendo un poco el título de una canción de Britney Spears: su protagonista ya no es Jimmy McGill, pero tampoco es todavía Saul Goodman.

La historia continua de 'Better call Saul'

Saul Mike

Este primer capítulo de la segunda temporada es una continuación casi directa del final de la entrega anterior. Es la ventaja que tenían Gould y Gilligan al saber, antes de que la serie hubiera visto la luz, que estaba ya renovada por una nueva tanda de capítulos. Pero esa continuación no quiere decir que Jimmy McGill esté en el mismo punto que antes. De hecho, todo lo que ha vivido hasta ahora le obliga a replantearse algunas cosas.

Sin embargo, el propio Peter Gould ha explicado en algunas entrevistas que eso no quiere decir que Jimmy haya vivido ya su momento 'Breaking bad'. La situación con su hermano Chuck sí deriva en una crisis de confianza. ¿Merece la pena hacer lo correcto? ¿No sería mejor entregarse al lado oscuro? Es el conflicto que en el que se mueve Jimmy ya desde el principio de la serie, y no se va a resolver todavía.

De Mike también tuvimos un vistazo a cómo era su vida pasada antes de acabar de encargado en el parking del tribunal, y vamos a continuar asistiendo a sus trabajos aparte. Uno de ellos, de hecho, parece que va a proporcionar una subtrama en esta segunda temporada que no sería extraño que acabara cruzándose con esas dudas de Jimmy sobre por dónde encaminar su vida.

Una apuesta por el humor y lo estético

Piscina

La trama de Mike aporta unas de las notas de humor del capítulo, un humor que sigue en 'Better call Saul' una línea un poco menos negra que en 'Breaking Bad', pero lejos de lo que sería una comedia de carcajadas. Gran parte de los "chistes" son visuales; cada plano de la serie está repleto de información que el espectador recibe sin que nadie tenga que contársela, y deja algunos simpáticos gags a costa de lo patéticos que son algunos personajes.

En ese aspecto, 'Better call Saul' sigue haciendo gala de una gran personalidad visual que la emparenta con 'Breaking Bad', pero el dilema ante el que se enfrenta Jimmy McGill lo afianza como un personaje con su propia identidad. Él no es Walter. Su tentación hacia la vida más fácil llega por otro lado, y la manera que tiene de afrontarla también es diferente. Bob Odenkirk interpreta a alguien muy humano, alguien que siente cómo tira de él la vida anodina de lo que se supone que debe hacer y otra más emocionante, pero menos "correcta".

La segunda temporada de 'Better call Saul' va a seguir explorando esas dudas de Jimmy en su camino hacia acabar convirtiéndose en Saul Goodman. ¿Cuál será el detonante que le lleva a optar por ese camino? La serie no tiene prisa por contárnoslo, y es la mejor idea que podían tener. Jimmy ya es lo suficientemente interesante de por sí.

En ¡Vaya Tele! | 'Better call Saul' ya es una gran serie

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos