Sigue a Vayatele

Awkward

Desde que la MTV se puso a hacer series han pasado unos cuantos años, y también unas cuantas fases. En un principio la cadena ya no tan musical se basaba en formatos muy frescos, baratos en producción y centrados hasta tal punto en su público objetivo que alguien de fuera del mismo acababa aborreciendo. Pero el año pasado la cadena comenzó a dar un nuevo rumbo a su ficción, estrenando un par de series que, pese a seguir siendo juveniles, podían gustar a todos los públicos. Una de ellas era ‘Awkward‘, la historia de una chica que quiere pasar el instituto lo más desapercibida posible… y no lo acaba consiguiendo.

Hace unos pocos días se estrenó la segunda temporada. Muchos, entre los que me incluyo, estábamos expectantes por ver cómo iban a continuar las diferentes tramas que los primeros episodios habían dejado tan en el aire. El descubrimiento del autor/a de la carta era una de ellas, pero también teníamos el trío amoroso de Jenna, el cual parece que no se va a resolver muy próximamente.

Aclarando tramas

Como ya decimos en el párrafo anterior esta segunda temporada tenía dos tramas que resolver, de alguna manera, para seguir teniéndonos enganchados. La primera, la de la carta, se ha resuelto en los dos primeros episodios de una forma que, digamos, no ha satisfecho las expectativas(al menos las mías). Saber que había sido la madre la autora de la carta fue un gran shock por lo que ver la manera como lo han resulto me ha parecido demasiado fácil. Espero que a lo largo de la temporada jueguen con esto y le den una nueva dimensión al personaje de la madre, el cual creo que puede acabar dando mucho juego.

Awkward

Si la primera trama decepcionó la segunda, la del triángulo, no lo ha hecho en absoluto. Pese a que puede acabar cansando ver como Jenna se intenta decidir entre los dos chicos la serie ha sabido, al menos en estos dos primeros episodios, llevar la relación por unos cauces que han conseguido mantener el interés y, a su vez, abrir nuevas vías por las que este tema central de la serie se puede seguir explotando.

Los grandes secundarios

El resto de la serie sigue como siempre, excelente. Siempre pensé que una de las grandes bazas de ‘Awkward‘ eran sus secundarios y estos dos primeros episodios me lo han confirmado. Estos secundarios han sido los que han conseguido mantener ese espíritu loco y desenfadado que tuvo la serie en su primera temporada. Tamara (o T.) sigue ahí con su locura de siempre, Sadie sigue haciéndose notar como la mala y Ming, la amiga asiática, parece que va a adquirir un protagonismo que ya se merecía en la primera temporada. Aunque la serie gira siempre en torno a Jenna, tengo que reconocer que los momentos que más me han divertido han sido, por ahora, los secundarios, sobre todo ese momento con Ming y el grupo asiático que, seguramente, nos dará alguna carcajada más a lo largo de la temporada.

En definitiva, ‘Awkward’ ha vuelto en una excelente forma. Sigue siendo la serie sin complejos y divertida de su primera temporada y no tiene tintes de cambiar. Esa es quizás la buena noticia, que sigue por sus fueros, lo que significa que nos va a seguir divirtiendo a lo largo de sus episodios.

En ¡Vaya Tele! | Cinco razones para ver ‘Awkward’

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios