A 'The Vampire Diaries' le sienta bien el cambio de rumbo

Síguenos

The Vampire Diaries Cuarta Temporada

Una de las series que nunca me cansaré de recomendar pese a lo banal de su argumento inicia es ‘The Vampire Diaries‘. Todos sabemos que los vampiros en el mundo adolescente están demasiado vistos desde el boom de la saga ‘Crepúsculo’ y, aunque la serie de The CW salió con la idea de aprovecharse de este boom, ha sabido evolucionar de tal manera que se ha convertido en una ficción muy aceptable y que merece la pena ver.

En esta cuarta temporada nos hemos encontrado con un gran cambio. Un cambio que se veía venir desde el episodio uno (y que no vamos a revelar en el segundo párrafo por miedo a los talibanes de los spoiler), pero que no sabíamos realmente cómo y cuando iba a ocurrir. El final de la tercera temporada nos lo enseñó y sólo quedaba descubrir cómo iban a llevar este cambio de escenario. Y la verdad es que no lo están haciendo nada mal.

El juego de la Elena vampiro

Elena Vampiro en The Vampire Diaries

Ahora que Elena se ha convertido en vampiro nos encontramos, como ya hemos dicho, ante un nuevo cambino por el que tiene que caminar la serie. Aunque el triángulo amoroso siempre está presente, ya no nos encontramos (al menos por ahora) con el drama del problema de ser diferentes especies. Sin embargo nos encontramos con otro nuevo, la lucha de la propia Elena por ser un vampiro decente y no dejarse llevar por sus instintos. Los dramas de Elena siempre me aburrieron bastante. Y este no es menos. Sin embargo, es comprensible que el personaje tenga que seguir este camino hasta comprenderse a sí misma.

Pese al drama, el juego que puede dar esta nueva situación es muy interesante. Ver cómo un personaje que antes era pasivo en las escenas de acción y que siempre era la persona que había que proteger se convierte ahora en el depredador hace que la serie tenga un aire nuevo muy fresco. Pese a que se encuentran similitudes en algunas escenas con la saga de los vampiros brillantes, la serie ha sabido contar tanto las escenas amorosas como las de “adaptación” con su propio espíritu, algo que merece destacar dado que podían haber optado lo sencillo, cosa que no han hecho.

Y el universo sigue creciendo

El Cazador de The Vampire Diaries

Una cosa que ha hecho excelentemente bien ‘The Vampire Diaries‘ ha sido crear su propio universo. Los vampiros, hombres lobo, brujas, dopplegangers, híbridos… etcétera tienen sus propias normas. Algunas inspiradas en la mitología de la literatura, otras creadas para la ocasión pero todas ellas ayudan a meterse mucho más en la trama y en el mundo de la serie.

En esta nueva temporada entre originales y originales han metido otra “especie” a la colección: los cazadores. Y aunque pudiéramos pensar que iba a ser ya demasiado, lo cierto es que no lo es. La aparición de un personaje némesis que quiera acabar con todos los vampiros es adecuada, sobre todo ahora que tenemos a Elena, la principal protagonista, como uno más y, por tanto, un objetivo. Creo que este nuevo enemigo le va a dar una línea argumental mucho más sólida a la serie, alejándola de extrañas posesiones locas (estilo Alaric) y fantasmas que no pinchan ni cortan (Jeremy y sus múltiples novias).

Tras cuatro episodios hay que decir que esta cuarta temporada pinta bastante bien. Si la serie no se dispersa con demasiadas líneas argumentales (como ocurrió en la anterior temporada), es posible que veamos una cuarta temporada realmente interesante. Por ahora ha tenido un buen comienzo, veremos cómo continúa.

En ¡Vaya Tele! | ‘The Vampire Diaries’ sigue fiel a su estilo en el tráiler de su cuarta temporada

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios