Síguenos

Alguien tenía que decirlo

Desde que laSexta echara el cierre definitivo a ‘Sé lo que hicisteis’ sus sobremesas no han vuelto a ser las mismas. Es cierto que el programa presentado por Patricia Conde ya no tenía chispa, pero la cadena había encontrado un espacio con el que hacer frente al corazón, un mundo que parece estar obligado a tener un hueco fijo en cada una de las grandes cadenas de televisión de nuestro país. Tras intentarlo con otro tipo de programas y no tener éxito en la aventura, ahora la cadena ha reculado para volver atrás y encargarles a Dani Rovira, David Broncano y Txabi Franquesa la responsabilidad de una nueva mirada, o al menos una mirada llena de humor, al género rosa.

Porque si le encargas a estos tres cómicos un programa diario para la sobremesa con el resultado final las risas estaban, cuanto menos, aseguradas. Así es, el trio de presentadores encaja en el engranaje de ‘Alguien tenía que decirlo‘ y da lugar a la mejor baza con la que cuenta el programa. Pero no podemos pasar por alto que la fórmula que utiliza ‘Alguien tenía que decirlo’, así ha sido en su primer programa, es la de reirse de las noticias del corazón, no del mundo del corazón como sí hacía ‘Sé lo que hicisteis’. En este aspecto radica la principal diferencia con la que laSexta se enfrenta a sus sobremesas en la actualidad.

Así lo veo yo aunque por lo visto ayer por Twitter no todos comparten mi mismo punto de vista. El principal valor que tenía el programa de Patricia Conde y Ángel Martín era la crítica que hacía no solo de los famosos sino a todo lo que estaba detrás del mundo rosa (programas, colaboradores, exclusivas…), una mirada crítica que se pierde con ‘Alguien tenía que decirlo’, que se dedica solo a hacer los chistes de turno sobre la boda de uno o el hijo del otro. No estoy diciendo que sea mejor ni peor, sino que es un modelo que tiene sus diferencias con su principal antecesor, aunque para ser justos también habría que decir que el primer programa de ‘Sé lo que hicisteis’ no tuvo nada que ver con lo que se convirtió en el futuro.

Quizá ahí radique el interés de ‘Alguien tenía que decirlo’, ver hacia dónde va con el transcurso de las semanas y cuál es el modelo al que decide acercarse, cuando el programa sea aún más fluido de lo que ha demostrado ser en su primer día. Esto es algo que ocurre con la gran mayoría de programas que comienzan de la nada, ya que deben encontrar su fórmula para conectar al máximo con su público, un trabajo que ‘Alguien tenía que decirlo’ todavía tiene por delante si quiere afianzarse como un éxito.

Otras de las cosas buenas con las que cuenta ‘Alguien tenía que decirlo’, y que posiblemente juegue a favor del programa en los próximos días, es que no cuenta con una competencia sólida que vaya dirigida a seducir a su mismo tipo de público. No sería de extrañar que estos espectadores, totalmente huérfanos desde que terminó ‘Otra movida’, se acercaran a ‘Alguien tenía que decirlo’ buscando un reemplazo en la sobremesa, por lo que creo que el programa debería ofrecer algo más atractivo que el simple comentario chistoso sobre las noticias del corazón de la actualidad. Cuentan con la soltura y la chispa de tres buenos cómicos por lo que, sin competencia a la vista, el reto no debería resultar difícil.

En ¡Vaya tele! | ‘Alguien tenía que decirlo’ se estrena, por fin, el lunes 12 de noviembre

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios