Compartir
Publicidad
¿Sigue teniendo sentido comprar series en dvd o blu-ray?
DVD

¿Sigue teniendo sentido comprar series en dvd o blu-ray?

Publicidad
Publicidad

Estos días estamos asistiendo a una renovada fiebre consumista con la celebración de una nueva edición del Black Friday. En ¡Vaya Tele! realizamos un extenso repaso a las ofertas más destacadas y quizá alguno de vosotros acabó comprando algo. Yo ya os digo que sí, pero lo cierto es que aproveché mucho más la gran cantidad de chollos relacionados con el mundo del cine.

Todo ello me ha llevado a plantearme si aún tiene sentido seguir comprando series de televisión en dvd o blu-ray. Lo cierto es que los packs ocupan mucho espacio -sobre todo si se trata de ediciones para coleccionistas y no meras recopilaciones de episodios- y actualmente vivimos un boom del VOD que no deja de ir a más. Dejando de lado aquellos que sigan consumiendo sólo episodios descargados, ¿es mejor dejarnos llevar por la comodidad de los servicios de Netflix, Movistar o HBO?

La necesidad de tener lo que uno realmente quiere

Lost Serie Completa

En un mundo ideal existiría un servicio vod que tuviera la práctica totalidad de series existentes a un precio tan asequible como para que ya no tuviera sentido recurrir a las descargas alegales. Me encantaría vivir en el universo alternativo en el que eso existe, pero lo cierto es que son muchas las plataformas y no entra dentro de mis posibilidades poder pagar para tener todas, pero es que aunque incluso así fuera no es una opción que me satisfaga.

Creo que nos sucederá a muchos que realmente no deseamos tener todo, pero sí todo aquello que realmente nos interesa y lo que despierta nuestra curiosidad aunque luego quizá nunca lo veamos. El problema es que ese servicio a la medida es algo inasumible y ahí es donde entra, en la medida que lo permita nuestra economía personal, el tener todo lo que realmente podamos tener en casa en dvd o blu-ray.

Ahí lo que sí que no entiendo es ser un voraz consumidor de series de televisor y no hacer comprada ninguna o casi ninguna serie de televisión a lo largo de los años. Ha habido packs para todos los gustos y con precios muy asumibles a poco que uno supiera buscar o esperar la ocasión oportuna. Además, ahí entra en escena “premiar” a los títulos que más te han conquistado como el hecho de poder decir que tienes esta o aquella serie.

Batman Serie Completa

Es obvio que lo mejor es haberla visto, pero existe un algo especial en el hecho de la posesión muy en consonancia con esa curiosa sensación de realización personal cuando de pequeños hacíamos una colección de cromos y conseguíamos uno de esos que nos faltaba. Tenerla descargada y a buen recaudo en un disco duro sería el equivalente a esa opción que daban de pagar un extra por conseguir unos pocos. Sí, lo tienes, pero no es lo mismo.

Precisamente en esa sensación de pertenencia es donde surge lo que yo creo que es el otro gran problema que tengo con los servicios VOD. Sí, están ahí y puedes verlo cuando quieras… siempre y cuando no se les acaben los derechos y desaparezcan sin más. Eso es algo que, por ejemplo, no sucede con Netflix y sus producciones propias, lo cual supone un gran valor añadido, pero sí con el resto de su catálogo.

Entiendo que eso se puede compensar dando prioridad al visionado de aquello que sabes que va a desaparecer, pero ahí también surge una incomodidad, por no decir que simplemente puede que no tengas tiempo durante ese margen que te dan –y eso si tan siquiera llegas a enterarte de ello-. Además, es un constante recordatorio de que es un simple servicio y que lo que ganas en espacio en tu casa, lo pierdes en el hecho de que nada es realmente tuyo.

¿Realmente necesitas tenerla?

Dexter Serie Completa

Sin embargo, la industria cada vez más orienta el camino hacia lo digital como futuro del consumo tanto de series de televisión como de películas. No deja de ser bastante más cómodo que tener que surtir a infinidad de comercios con unas copias físicas que el comprador puede atesorar para toda la vida –o al menos hasta que le sea imposible encontrar un reproductor del formato en cuestión-, pero ¿nos compensa eso a los consumidores?

En el caso de las series he de confesar que al principio me parecía un poco estúpido ponerme a comprar ficciones que podía ver en la televisión, en algunos casos con mucha regularidad -¿cuántas veces habrá emitido ya Antena 3 las primeras temporadas de ‘Los Simpson’?-, algo que no me sucedía con el cine. No tardé mucho en cambiar de opinión, pero con el auge de los servicios VOD sí que ha llegado un punto en el que hago una distinción clara entre películas y series.

Fringe Serie Completa

¿Cuál es exactamente? No deja de ser cierto que el porcentaje de películas y series que vuelvo a ver es bastante bajo y que en muchos casos tiene más de coleccionismo que de cualquier otra cosa, pero con una cinta realmente puedo pensar que en cualquier momento voy a volverla a ver, mientras con una serie es bastante excepcional el volverla a ver desde el principio. De hecho, creo que puedo contar con una mano las series que he vuelto a ver enteras tras haberlas comprado.

Ahí es donde resurgen las ventajas del VOD, porque esa posibilidad limitada adquiere otra dimensión más en la línea de esas películas o series que tienen en catálogo que siempre te dices que quieres ver para luego no hacerlo nunca. ¿Qué realmente tienes la necesidad absoluta de ver una en concreto que no tienen? Pues entras a Amazon, Zavvi, Fnac o cualquier otra tienda y la compras.

No será inmediato –aunque sí de ser copias digitales, que eso también existe hace tiempo-, pero dudo que vaya a sucederte más de… ¿una vez al año? Seguramente aún menos o puede que ni te llegue a pasar. ¿Por qué entonces no pocos seguimos comprando series, en algunos casos hasta límites que rozan lo obsesivo? En parte porque podemos -si no hay dinero, pues imposible-, pero también porque queremos tenerlas, que sean nuestras.

Y pese a todo…

Friends Serie Completa

Se podrán dar multitud de argumentos de peso en contra -la falta de espacio el más convincente, en ocasiones porque se convierte en un grave problema imposible de solucionar- y poco a poco cada vez son más los que simplemente creen que las copias físicas dejan de tener sentido para ellos -lo mismo está pasando con los libros y los ebooks por citar otro ejemplo equiparable-.

Sin embargo, los hay que simplemente queremos tener lo que nos gusta y que servicios como los de Netflix sean un complemento, a veces tan importante que nos hace ver cosas de que de otro modo ignoraríamos sistemáticamente, incluso aunque nos hubiera llamado la atención -¡no hay tiempo para todo!-, pero yo quiero poder ir a la estantería, coger una serie o una película y poder ponerla sin pararme a pensar en catálogos ajenos.

Simplemente así tú eres el que marca las reglas, aunque luego te encuentres con que no editan determinada serie o película o que sí lo hacen pero sólo en dvd cuando tú ya has decidido que sólo compras blu-rays. Ojalá también todo fuera maravilloso para los que seguimos por ese camino y se lanzase todo lo que queremos, en la mejor calidad posible y a precios de risa, pero tampoco es el caso. Con todo, algunos, y no pocos -aunque sí cada vez menos-, lo preferimos.

En Blogdecine: ¿Está herido de muerte el coleccionismo de películas?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos