Síguenos

Falcón

Canal+ dio ayer el pistoletazo de salida a su nueva ficción de producción propia. En esta ocasión se trata de ‘Falcón’, un thriller policiaco de cuatro capítulos que había generado mucha expectación y que la cadena de cable ha producido junto con Sky Arts y ZDF. La ficción viene precedida por el éxito que series como ‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’ y, sobre todo, ‘Crematorio’ tuvieron en su programación aunque, como podíamos suponer, que la cadena acertara con la creación de estas dos series en el pasado no significaba que volviera a ocurrir lo mismo por tercera vez.

Algo así es lo que podemos pensar tras observar el episodio piloto de ‘Falcón’, que no cumple con las expectativas creadas (quizá estaban demasiado altas) y que no llega a atrapar como una ficción de tal categoría que solo va a durar cuatro episodios. La sensación que me dejó fue muy parecida a la que tuvo mi compañera Marina después de asistir al pase que Canal+ reservó para preestrenar su nueva ficción en el pasado Festival de Series. Y es que ‘Falcón‘ nos deja una sensación fría, haciendo que el espectador se debata entre abandonarla para siempre o dedicarle una segunda oportunidad para comprobar si solo ha asistido a un mal arranque.

Este mal arranque se debe en gran medida a la dificultad que el espectador tiene para conectar con el protagonista de la historia, Javier Falcón, un detective atormentado que no provoca motivación alguna, algo que afecta principalmente al desarrollo de la trama, sobre todo si tenemos en cuenta que el primero de los casos que debe resolver Falcón está vinculado con su pasado. No consigue que nos lleguemos a interesar demasiado por lo que le ocurre, ni se trata de un personaje con la fuerza que transmitía Rubén Bertomeu, aunque es cierto que el final del primer episodio deja la puerta abierta a varias posibilidades con las que la serie podría terminar de despegar.

El problema fundamental es que se trata de una miniserie de cuatro episodios donde, si el primero no funciona, pocas cosas podemos esperar de lo que viene a continuación. Nada me gustaría más que equivocarme, sobre todo si tenemos en cuenta lo atractivo de seguir una ficción a través de Canal+, que en el caso de ‘Falcón’ se emite a partir de las 21:30 y sin anuncios, una programación perfecta que sienta las bases para competir con la costumbre de seguir las series de televisión a través de la pequeña pantalla del ordenador.

Otro aspecto que me ha llamado la atención de ‘Falcón’ es observar la facilidad con la que pierde su buena ambientación (la serie está rodada en Sevilla) por culpa de recurrir a un doblaje que no le hace justicia. Era difícil que los personajes tuvieran otro tipo de doblaje teniendo en cuenta que la ficción está rodada en inglés y un doblaje con acento, por ejemplo, no habría hecho más que los espectadores la percibiéramos con cierto toque de burla. Pero cuesta creerse a unos personajes que se mueven por Sevilla con un perfecto español neutro, que los aleja de matices y que convierte a ‘Falcón’ en una serie aún más fría de lo que esperábamos.

En ¡Vaya tele! | ‘Falcón’, un intento de policiaco trascendental

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios