Sigue a

Hung


Actualmente se han impuesto series y producciones que mezclan drama y a la vez situaciones cómicas, pero no podemos catalogarlas completamente en ninguno de los dos géneros. Para ello se creó la dramedy o dramedia. Al igual que las sitcoms dentro de la comedia, la dramedy también tiene carecterísticas muy particulares. El principal de ellos es que mezcla rasgos propios de dos géneros tan diferentes como drama y comedia a la vez.

Si hay algo que me gusta de las dramedies es que son un género perfecto cuando buscamos una serie que no nos haga pasarlo del todo mal o demasiado seria, ni una serie en la que en cada minuto tengamos un gag por muy bien construido que esté. Las dramedies son perfectas cuando buscamos ese punto intermedio de realismo cotidiano en una serie, en la que se mezclan situaciones serias con momentos graciosos.

Un buen ejemplo de dramedy es ‘Hung’. Ray Drecker es un exitoso padre de dos hijos, casado y entrenador de un equipo de baloncesto, una de sus pasiones desde que era pequeño. Hasta que un día su mujer le deja, y sus hijos deciden irse de la casa, que además, se incendia casi entera. Arruinado, desesperado y casi sin dinero decide buscarse una buena fuente de ingresos de otra manera: con su enorme miembro viril. Y a partir de ahí, Ray va conociendo gente y vive situaciones cómicas día a día que se entremezclan con su nueva y distinta vida. Otros ejemplos pueden ser ‘Boston Legal’, ‘Monk’ o ‘Mujeres Desesperadas’.

Entre otros rasgos distintivos de una dramedy nos encontramos con que los episodios pueden durar más de 30 minutos (no están limitadas a las estructuras de sitcom), los personajes y las tramas son más relevantes que en las comedias tradicionales. En una dramedy los personajes suelen estar estrechamente vinculados con las historias, e incluso cosas y hechos del pasado pueden marcar fuertemente la trama principal. También es muy raro escuchar risas enlatadas en ellas, y uno de los trucos para identificarlas es ver si las situaciones cómicas están desencadenadas por los personajes principales o por los secundarios, quienes sirven como una perfecta excusa para descargar tensión de la trama principal o de un pasaje demasiado dramático.

En ¡Vaya Tele! | Diccionario Teléfilo: Contraprogramación

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios