Sigue a

somoslegion

Somos Anonymous. Somos legión. No perdonamos. No olvidamos. Espéranos.

El hacktivismo, ese término acuñado para describir a los hackers que hacen activismo político a través de Internet, es uno de los fenómenos más recientes y con una naturaleza más cambiante de los últimos tiempos. Las protestas contra grandes corporaciones o gobiernos a través de ataques de DDoS o de tácticas de spam salvaje son ya una práctica muy habitual, que a veces complementan las protestas más tradicionales en la calle. No son nada que haya surgido en el último año, pero el gran público ha sido más consciente de ellas gracias a la repercusión alcanzada por un grupo concreto de hacktivistas llamado Anonymous, reconocible por haber hecho de la máscara de Guy Fawkes de ‘V de Vendetta‘ su seña de identidad más clara.

¿Pero qué es Anonymous? Eso es lo que muestra ‘Somos legión. La historia de los hackers‘, un documental dirigido por Brian Knappenberger que Canal+ Xtra estrenó el lunes y que repetirá, por ejemplo, el próximo sábado a las 19:10. Organizado a través de diversas entrevistas con miembros de Anonymous y con expertos en el tema, traza la historia del grupo desde su nacimiento como una comunidad de personas con los mismos intereses en uno de los hilos de 4chan hasta el movimiento de protesta política en el que ha terminado convirtiéndose, más o menos.

En primera persona

Por lo que destaca este ‘Somos legión’ es por ofrecernos la mirada desde dentro de lo que representa Anonymous y cómo se fue formando, y la explicación de forma sencilla y clara de los pasos que fueron dando sus miembros en la evolución del grupo. Los espectadores que crean que se van a perder entre menciones de hackers, foros de Internet y terminología informática que no se preocupen, porque el documental utiliza una terminología muy accesible y se esfuerza por que todos nos hagamos una idea de qué es 4chan y por qué resultó instrumental para la aparición de Anonymous, y hasta para que acabara llamándose así. Es un acierto que sus responsables se mantengan al margen de la narración y dejen que sean las personas a las que entrevistas las que vayan contando la historia.

De ese modo, los propios activistas explican las primeras acciones que tomaron de modo conjunto como protesta y medida de presión contra, por ejemplo, un supremacista blanco que tenía su propio podcast y que se metió con uno de los miembros de Anonymous (ese comportamiento de defender en grupo y con toda la fuerza posible, a veces desproporcionada, a alguno de sus componentes queda muy claro a lo largo de la película), y también cuentan la dura confrontación que sostuvieron contra la Iglesia de la Cienciología, que para los entrevistados representó el punto de inflexión para que Anonymous dejara de ser un grupo de gente que hacía cosas más por diversión, y adquiriera conciencia activista y de protesta.

Claros y oscuros

somoslegion2

Una de las cosas más curiosas de ‘Somos legión’ es que, aunque muestra cierta simpatía hacia Anonymous, no oculta las sombras que hay muchas veces en algunas de sus operaciones. Los propios entrevistados reconocen que, al ser un grupo tan grande y heterogéneo de gente que se mueve por impulsos diferentes, siempre hay grupos que van por libre y que pueden ser realmente dañinos, como califican a LulzSec, y que existen tensiones entre los miembros que no les gusta el cariz más serio que ha tomado el grupo y otros que se unieron a él precisamente por eso. También se dedica bastante tiempo a tratar los ataques DDoS que se hicieron a PayPal, Visa y Mastercard después de que retiraran la posibilidad de hacer donaciones a WikiLeaks a través de ellos, una operación que terminó de hacer famosos en todo el mundo a los hacktivistas y que ha llevado a que se debata también si los castigos impuestos por la ley a estos actos no son desproporcionados, algo que vemos a través de varias personas que fueron detenidas por el FBI en relación a esos ataques.

‘Somos legión’ finaliza lanzando una cuestión de fondo más interesante, que es el tratamiento que se debe dar a la información, en general, en la era de Internet, y cómo deben tratarse los actos de los hacktivistas desde el punto de vista legal y social. Gracias a los testimonios de sus miembros (casi todos a cara descubierta), el documental nos permite conocer mejor a Anonymous y la situación social que ha facilitado que dieran el paso de un grupo de geeks que se dedicaban a gastar bromas por Internet a un movimiento de protesta política que se mueve contra situaciones que considera injustas. También deja caer de vez en cuando apuntes de que, como ocurre en todos los casos, el panorama del hacktivismo y de Anonymous en concreto no es idílico, y que el mundo no puede describirse en términos maniqueos de “buenos” y “malos”, y todo lo hace, como decimos, dejando hablar a los protagonistas y siendo siempre muy claro en la exposición de lo que cuenta.

En Genbeta | ¿Son los ataques DDoS efectivos como medio de protesta?
En ¡Vaya Tele! | ‘Urbanized’, instructivo documental sobre el diseño de las ciudades

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios