Sigue a

Tu cara me suena Gangnam Style

No dábamos ni un duro por ella hace un par de años, y ahora mismo ‘Tu cara me suena‘ es el referente del humor y el entretenimiento familiar. El producto estrella de Antena 3 se ha acomodado fácilmente en un estilo que combina perfectamente la imitación pura y dura con la parodia más extrema, siempre desde el humor tan blanco en el que se ha asentado la cadena. Lejos de desgastarse en su segunda edición, ‘Tu cara me suena‘ ha ascendido poco a poco, gala a gala, hasta culminar en una explosión de humor y diversión que ningún programa actual es capaz de conseguir. Ninguno.

Y ése es el objetivo del programa, que nadie se engañe. Podrán escudarse en la etiqueta de concurso y convertir las votaciones en algo absolutamente intenso y prolongado donde el ganador no se sabe hasta el final, pero el propio sistema de votación deja clarísimo que aquí no importa quién gane, sino pasárselo bien entre amigos. El buen rollo se nota, la complicidad con el jurado también, y al final se crea un producto de tres horas de duración que sólo decae cuando canta Javier de Los Pecos.

La perfecta, la parodia y la revelación

Este año hemos tenido dos concursantes paradigmáticos que representan claramente los dos extremos en los que se ha movido ‘Tu cara me suena’: la imitación perfecta sin errores, Roko; la parodia cachonda y sin vergüenza, Arturo Valls. Ambos se enfrentaron hace unas semanas imitando a Shakira, y ahí fue cuando quedó clara la distancia entre uno y otro. Roko hizo otra de sus imitaciones perfectísimas, y Arturo Valls llegó al culmen del absurdo y el sinsentido. Al menos hasta que llegaron Sabrina y su pezón…

Exceptuando a estos dos junto a Santiago Segura y Anna Simon, no parecía que el casting de este año fuese a destacar de forma especial; demasiada estrella de los 80-90 muerta y acabada tratando de resucitar haciendo el ridículo en televisión. Sin embargo, María del Monte y Ángeles Muñoz (Camela) nos han pegado una buena bofetada en la boca demostrando que son dignas concursantes de un programa como éste donde no sólo vale intentarlo. Hay que tener carisma, humor, poca vergüenza y muy buen rollo.

Y “Javier de Pecos” no tiene nada de eso. No sé en qué estaban pensando cuando metieron a este hombre aquí, pero seguro que esperaban más de él. Y porque a mitad de edición no se puede cambiar a un concursante por otro, pero estoy segurísimo que más de un responsable se planteó qué podían hacer para arreglar este desaguisado. Para el próximo año seguro que se lo piensan mejor y no tenemos una catástrofe como ésta.

Y al final ganó Roko

Y pese a todo, al final ha ganado la mejor imitadora: Roko. Pero sin los chascarrillos de Santiago Segura, los chistes malos de Dani Diges, los grititos de Anna Simon y la desvergüenza de Arturo Valls este programa no habría sido ni la mitad de lo que es ahora. Es el referente del entretenimiento ahora mismo, el espejo en el que todo programa de entretenimiento debería mirarse para sacar lo mejor de mismo.

Tu cara rev Y es que ‘Tu cara me suena’ es una fiesta semanal, un guirigay divertidísimo en el que todo el mundo participa; desde los concursantes al jurado, pasando por el público, los bailarines y hasta los profesores. La demostración de que se puede hacer una gala semanal de entretenimiento sin dejar de ser original, sin caer en el aburrimiento y sin hacer partícipe a la caspa que tanto abunda en nuestra televisión. Diversión pura y dura, limpia y blanca, apta para todos y no por ello menos relevante. Un programa del que se puede estar orgulloso, que ya triunfa alrededor del mundo y que tiene una larga vida por delante.

En ¡Vaya Tele! | ‘Tu cara me suena’, calcando el patrón de la primera edición

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios