Sigue a Vayatele

Carlos Sobera

No logré ver ‘Avanti’ el día de su estreno pero fui consciente del revuelo que levantó en las redes sociales. Fue quizá eso lo que despertó mi curiosidad para ver el segundo programa del concurso, sustituto de ‘Atrapa un millón’ en la noche de los viernes de Antena 3 y candidato de la cadena a hacer frenta a ‘Sálvame Deluxe’. Hasta el momento, ‘Avanti’ lo ha hecho bien. Tanto el día de su estreno como anoche, el programa de Carlos Sobera logró posicionarse como lo más visto del prime time, aunque en esta afirmación hay dos objeciones que habría que tener en cuenta.

La primera, las horas bajas por las que pasa ‘Sálvame Deluxe’ en general y el cine de La 1 en particular, que de haber cosechado sus datos habituales en la noche de ayer no habría permitido liderar al concurso de Antena 3. La segunda pega que tiene los datos de ‘Avanti’ es que están lejos de los conseguidos por ‘Atrapa un millón’ en la noche de los viernes cuando se encontraba en su época de esplendor y, a día de hoy, es menor el número de espectadores que se han decantado por ese concurso complejo y esperpéntico en el que se convierte ‘Avanti’ cada semana.

Tengo que decir que ayer me llevé una alegría cuando mientras veía ‘Avanti’ recordaba a ese concurso para el que Joey se presentaba a un cásting en ‘Friends’ y que al final resultaba ser un despropósito de pruebas sin sentido y de reglas complejas. La alegría me la llevé cuando comprobé vía Twitter que muchos habían tenido el mismo recuerdo que yo, ya que ‘Avanti’ había llegado a la televisión nacional como una batidora de elementos donde nada parecía tener sentido y donde hasta una persona podía llevarse dinero si así lo quería el destino de la televisión.

Y es que en ‘Avanti’ te puede tocar hacer cualquier cosa, desde contestar a las clásicas preguntas o hacer una prueba de habilidad, hasta sentarte a esperar a que a otro jugador le toque retarse contigo o jugarte todo tu dinero equivocándote al contestar las preguntas. El programa se presentó como un “concurshow”, aunque creo que aún no existe definición alguna para lo que se convierte ‘Avanti’, en el que todo está increíblemente exagerado.

De nuevo tenemos a Carlos Sobera al frente de un concurso de la televisión, aunque esta vez le toca hacer un poco más de showman e incluso bailar y cantar cuando se encarta. Quizá hubiera sido conveniente poner a otro presentador al frente de ‘Avanti’, ya que una cara nueva le hubiera dado esa renovación total que Antena 3 parece que buscaba con su nueva apuesta para los viernes. Aún así, Sobera se mantiene estable en su papel y quizá haya que reconocerle el mérito después de aprenderse al detalle cada una de las reglas del concurso.

Al programa le falla estar grabado y tener un montaje demasiado evidente que hace que todo pierda naturalidad. No estamos ante un programa como ‘Atrapa un millón’, en el que se pueden editar sin problemas cada una de sus partes sin que eso le haga perder fuerza, pero en ‘Avanti’ todo debería surgir con más naturalidad, y eso se pierde en el proceso de edición. Por lo demás, preguntas sencillas y pruebas fáciles de las que nos extrañamos cuando no son acertadas o conseguidas, algunas de ellas traídas de la mano de colaboradores o invitados especiales que son el acierto del programa pero cuyas presencias no se aprovechan demasiado.

‘Avanti’ puede llegar a entretener, aunque para ello debemos estar un buen rato pensando en la mecánica que nos presentan. Por mi parte tengo algo que agradecerle. Somos muchos los que nos quedamos con la curiosidad de ver el concurso que Joey quería presentar y ahora, gracias a ‘Avanti’, nos podemos hacer una idea de la locura en la que se convierte llevar un concurso tan extravagante a la pequeña pantalla.

En ¡Vaya tele! | ‘Avanti’, el “concurshow” que sustituirá a ‘Atrapa un millón’

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

20 comentarios